Skip to main content
Siete claves para entender el referendo revocatorio en Venezuela

Siete claves para entender el referendo revocatorio en Venezuela

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela decidió esta semana aceptar solicitudes para una posible activación de un referendo revocatorio del presidente Nicolás Maduro.

La Voz de América destaca siete puntos clave para entender cuáles son los fundamentos del referendo, qué se necesita para activarlo y qué ocurriría si llegara a prosperar.

1) ¿De dónde surge esta figura?

La Constitución venezolana establece el revocatorio de la gestión de un funcionario electo por votación como medio de participación política de la ciudadanía.

“El referéndum revocatorio existe en muchos otros ordenamientos jurídicos y básicamente le da la oportunidad a los electores de hacer cesar el mandato de quien eligieron en virtud de que consideran de que no lo está haciendo bien”, explica a la VOA el profesor de derecho constitucional y administrativo Rafael Chavero.

En el caso de Venezuela, añade Chavero, este mecanismo de participación ciudadana aparece con la Constitución de 1999. El artículo 72 de la Carta Magna venezolana establece que todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables, entre ellos el de la Presidencia.

“Transcurrida la mitad del periodo para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del 20% de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria para revocar su mandato”, reza el texto.

Maduro se juramentó para su segundo mandato el 10 de enero de 2019, para un periodo de seis años. Los promotores del revocatorio aseguran que el periodo para su activación inició el pasado 10 de enero, a pesar de que la mayoría de la oposición y la comunidad internacional no reconocieron las elecciones.

El texto constitucional especifica, además, que durante un periodo “no podrá hacerse más de una solicitud de revocatorio”.

2) Si se logra hacer la consulta, ¿Qué cabe esperar?

Para que se considere revocado un mandato, el artículo 72 de la Constitución establece que debe votar a favor un número igual o mayor de votantes que los que eligieron al funcionario y haber concurrido un número de electores igual o mayor al 25% de los inscritos.

Maduro ganó en 2018 con 6.248.864 votos. Para las elecciones regionales del 21 de noviembre de 2021, las últimas nacionales que se han realizados, fueron habilitados por el CNE para votar 21.159.846 personas.

3) ¿Qué pasa si el funcionario es revocado?

En este caso, la respuesta está en el artículo 233 del texto constitucional, que estipula como “falta absoluta” del presidente el que fuese revocado.

Si esto ocurre durante los primeros cuatro años del mandato, se realizará una elección dentro de los 30 días siguientes y el vicepresidente asume mientras se elige el nuevo presidente.

De ocurrir dentro de los dos últimos años del mandato, el vicepresidente asumirá la presidencia para completarlo.

4) ¿Qué viene ahora?

El constitucionalista Chavero expone que si bien la Constitución establece el revocatorio como mecanismo, todavía "no hay una ley especial que regule en detalle este procedimiento, entonces ha sido a través de resoluciones del propio CNE que se ha venido regulando la forma de cómo operar”.

El Consejo Nacional explica que la Junta Nacional Electoral deberá elaborar un cronograma para la recolección de las firmas o “voluntades” requeridas. Sin embargo, todavía no hay detalles.

La asociación civil Súmate, dedicada al tema electoral y la participación ciudadana, identifica al menos tres pasos para el revocatorio, de acuerdo a las normas puestas por el Poder Electoral.

Ya el primer paso estaría dado, que sería la conformación del grupo promotor, tras la aceptación de las solicitudes. Luego corresponde la recolección del 20% de las voluntades, entre los siguientes 53 días; para luego darse la celebración del revocatorio, los siguiente 90 días.

En total, los siguientes dos pasos tomarían unos 143 días, estima la organización.

5) ¿Se ha intentado usar este mecanismo anteriormente?

Sí, no es la primera vez que quienes se oponen a Maduro intentan revocarlo.

En 2016, la oposición venezolana inició el proceso e incluso superó el primer paso: la recolección de un 1% de las voluntades.

Cuando iba a comenzar la siguiente fase, la recolección del 20%, el CNE decidió suspender el proceso después de que tribunales en cinco estados anularan las primeras firmas.

En 2004 también hubo un referendo presidencial contra el fallecido Hugo Chávez donde la opción del 'no' ganó con casi un 60%.

6) ¿Qué ha dicho la oposición al respecto?

La oposición venezolana, liderada por Juan Guaidó, reconocido por decenas de países como presidente interino del país, ha sostenido la bandera de “elecciones libes y justas” como salida a la situación política que vive el país. Sin embargo, consideran que “no hay condiciones”.

En una entrevista esta semana con el portal de noticias venezolano Analítica, Guaidó aseguró que no había “buena intención” por parte del CNE al aceptar iniciar el proceso para un eventual revocatorio, pero que como unidad, se debía estudiar la opción.

“La figura del revocatorio existe en la Constitución desde el 99, y no ha sido exitosa en el pasado. Ahora, si logramos nosotros movilizar, ejercer mayoría, lograr llevar como punto de agenda la elección libre y justa en el caso de [la mesa de negociación en] México, el apoyo de la comunidad internacional, la movilización del pueblo de Venezuela, puede ser una opción para catalizar esa elección (…) y que nos logre movilizar como ciudadanía”, indicó el líder opositor en la entrevista.

Más allá de un revocatorio, Guaidó ha hablado de un “evento plebiscitario”. Sin embargo, el abogado Chavero sostiene que la figura de “plebiscito” ha llegado a ser usado como “sinónimo”, más no está previsto en la Constitución.

7) ¿Es el revocatorio contra Maduro una salida viable?

Jonathan Benavides, politólogo y docente de la Universidad Central de Venezuela, valora el referendo revocatorio contra Nicolás Maduro como “una de las salidas más viables para la crisis política” que vive el país suramericano.

“Es una salida electoral, pacífica y democrática y no sería traumática para los venezolanos. Le abre las puertas a la reinstitucionalización del país y la creación de un nuevo acuerdo de convivencia entre los venezolanos”, dijo a la Voz de América.

Uno de los principales argumentos de quienes se oponen al revocatorio dentro de los partidos críticos con Maduro es si esa consulta es un reconocimiento tácito del líder socialista como presidente de Venezuela. La oposición lo acusa desde 2019 de usurpar la primera magistratura del país.

“Participar en un revocatorio no necesariamente tiene que leerse como un reconocimiento explícito de la presidencia de Maduro. Es la expresión de la desaprobación de esa presidencia y la reafirmación de su ilegitimidad”, opinó.

Benavides subraya que, además, el revocatorio puede servir como factor unificador de las fuerzas que se oponen a Maduro, incluyendo al mismo chavismo. “Los radicalismos deben cesar en uno y otro sector para buscar una tregua, para buscar una salida viable, como un revocatorio”, considera el experto.

El profesor Chavero, entre tanto, se cuenta entre los escépticos de que el mecanismo pueda prosperar. En su opinión, el gobierno “va a hacer todo lo posible por evitar que eso se lleve a cabo”.

Aunque no lo descarta como un mecanismo importante, de llegarse a dar, considera como punto desfavorable lo “fraccionada” que se encuentra la oposición del país.

“Aún teniendo fuerza suficiente, una unidad absoluta, es cuesta arriba, más aún va a ser cuesta arriba cuando pareciera que no hay una unidad ni una fuerza opositora sólida”, agregó. VOA/ YS (Foto: Pixabay)