Víctimas de la represión en Venezuela tomaron la palabra

Víctimas de la represión en Venezuela tomaron la palabra

“Las víctimas hablan” fue el título de un foro en línea promovido por la Embajada de Venezuela ante los Estados Unidos y la OEA. Renzo Prieto, diputado que ha estado preso en dos oportunidades; Molly de la Sotta, hermana de un militar detenido y Meudy Osio de Albán, viuda del concejal Fernando Albán, fueron “la voz de los que no tienen voz”.

Humberto Prado, Comisionado de Juan Gaidó para los Derechos Humanos, actuó como moderador. Comenzó haciendo referencia al trabajo realizado por los comisionados de las Naciones Unidas para constatar la situación de los derechos humanos en Venezuela: “No se les permitió la entrada y tuvieron que trabajar en Colombia y Panamá”.

Prado calificó de “histórico” el último informeque puso a Venezuela, en materia de derechos humanos, “bajo un radar” que hace visible las torturas y desapariciones forzadas.

Solos no podemos

Carlos Vecchio, embajador de Venezuela en los Estados Unidos, agradeció la participación de diplomáticos y dijo ser un perseguido político: “Salí de Venezuela en el 2014, tenía varias órdenes de detención. Tomé la difícil decisión del exilio que es una forma de tortura . Me tocó, junto a cientos de venezolanos, denunciar las violaciones del régimen y cómo esa práctica aumentaba”.

Para Vecchio, “lo más grave es que en el informe de las Naciones Unidas están documentadas las violaciones sistemáticas, se afirma que es una política de Estado, y estas continúan. Eso ocurre porque solos no podemos. Necesitamos ayuda internacional”.

Gustavo Tarre, embajador de Venezuela ante la OEA, se refirió a la posición que tuvo la canciller de Colombia. Claudia Blum, en la sesión del pasado martes 20 de octubre, donde afirmó que “frente a la situación venezolana no hay derecho a la indiferencia”.

Tres caras de la represión

Renzo Prado, diputado por el Estado Táchira, preso en dos oportunidades sin el correspondiente antejuicio para allanar su inmunidad; Molly de la Sotta, hermana del capitán Luis de la Sotta, detenido desde mayo de 2018 junto a otros militares y Meudy Osio de Albán, viuda del Concejal Fernando Albán, fueron tres voces que denunciaron el infierno que viven los presos políticos en Venezuela.

En el foro también fue exhibido un video donde se aprecian las torturas a que es sometido un sargento. Aquello parecía parte de una película de horror producto de una mente diabólica.

Renzo Prado de pelo largo y barba habló con voz serena. Como si contara una película. En algunos casos, sus palabras las acompañaba de fotografías: “Aquí estamos tres en una celda que no mide más de tres metros cuadrados. Los presos son privados de comida y agua. Hay casos en que a los privados de libertad le tapan los ojos con papel periódico y tirro para que no tengan noción de tiempo”.

Mostró una foto en la que “se pueden ver las marcas de los golpes que este hombre recibió. Eso fue con un bate”.

Los militares, la peor parte

Molly de la Sotta, llevó escrita su intervención. Su hermano, el capitán Luis de la Sotta, es uno de los 132 militares detenidos “sometidos a torturas, no tienen asistencia en el hospital militar, pierden su carrera (…) algunos, como mi hermano, sufren hipertensión y no se le permite los medicamentos, hay un general con cáncer. Muchos son sometidos a torturas.”
Este caso es el número 13 (pág.178) del informe de la Comisión Independiente de las Naciones Unidas, en el cual “se detallan los casos del capitán Luis de la Sotta y del mayor Isaías Lenin Falcón, ilustrativos de un patrón más amplio de violaciones.”

Dios ha sido misericordioso

Meudy Osio de Albán, viuda del concejal Fernando Albán, fue la última en intervenir. Por momentos se le quebraba la voz. Fernando Albán murió bajo custodia del Servicio Bolivariano de Inteligencia. Según la versión oficial, fue un suicidio al lanzarse del piso 10 del Sebin. Versión que no acepta la familia ni los abogados del caso: “No hemos tenido acceso al expediente, no se permitió una autopsia independiente, existen dos informes de autopsia”.

Este caso es el número 10 del informe de las Naciones Unidas, donde expresan “serias dudas” sobre el suicidio.

Luego de escuchar los relatos Renzo Prado y las escenas del video, Meudy Osio de Albán dijo: “Quizás Dios fue misericordioso con Fernando y se lo llevó para evitarle tanto sufrimiento”.

Renzo Prieto cerró haciendo un llamado “a seguir adelante en la denuncia, principalmente para evitar que se repitan situaciones como las aquí planteadas y cambiar las cosas malas por buenas”.

Humberto Prado, por su parte, instó “a los países signatarios de la convención contra la tortura, a tomar posición con lo que ocurre en Venezuela” . Agradeció la intervención de los invitados, enfrentando riesgos, “porque ustedes han sido la voz de los que no tienen voz”. @erondoni

Enrique Rondón Nieto – Informe21

Categoria: