Popeye el marino sigue siendo un ejemplo para los hábitos alimenticios infantiles

Un grupo de investigadores de la universidad de Mahidol, en Bangkok, trabajaron con un grupo de niños de entre 4 y 5 años a los que ofrecieron un plato con varias piezas de espinacas. Antes de ver episodios de Popeye los pequeños, como mucho, comían dos piezas, mientras que tras ver los dibujos animados doblaban el consumo.

Todo esto forma parte, según explicaban esta semana en el Telegraph, de un programa en el que también aprender a plantar hortalizas, además de otros productos como frutas.

Los resultados, publicados en la revista Nutrition & Dietetics, no hacen más que confirmar el tremendo poderío que un dibujo animado como Popeye tiene sobre los más pequeños. Hace ya casi un siglo, concretamente en la década de los 30, el popular marinero ya ayudó de forma significativa a salvar a la industria de la espinaca en EE UU. En Crystal City, Texas, sin ir más lejos, erigieron una estatua en su honor.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/788542/0/popeye/estudio/ninos/

Categoria: