Más de 88.000 presos en EEUU denunciaron abuso sexual entre 2008 y 2009, según un informe