Ex presos políticos cubanos acompañan marcha de Damas de Blanco

"¡Libertad para los presos políticos!", "¡Libertad para el pueblo de Cuba!, ¡Democracia para Cuba!", "¡Vivan los derechos humanos!", corearon las mujeres frente a la iglesia, sin que se registraran incidentes.

"Las Damas de Blanco, aunque Maseda y Moya estén en la calle, Berta y Laura vamos a continuar la lucha pacífica por la libertad de todos los presos políticos. Que al gobierno no le quepa duda. No tenemos miedo", dijo Soler, esposa de Moya, a la prensa internacional.

Maseda y Moya, condenados a 20 años, dijeron a la prensa que seguirán su activismo opositor y que fueron excarcelados "a la fuerza" pues rechazaban la "licencia extrapenal" -que mantiene la pena- y pedían la liberación primero de los más enfermos.

"No aceptábamos sino libertad incondicional o indulto y jamás el destierro. Nos exigieron la salida, pero vamos a continuar la lucha. Son demasiados años en el poder, el pueblo está cansado de tenerlos que tolerar y soportar", dijo Maseda, periodista e ingeniero electrónico de 68 años, esposo de Pollán.

Moya, obrero de 46 años, dijo haber sido "golpeado" por agentes por gritar consignas contra Fidel y Raúl Castro cuando era llevado a su casa, y de haber sido objeto del hostigamiento de seguidores del gobierno en su barrio Alamar, este de La Habana.

"El gobierno tiene la fuerza, pero la moral, la ética y el derecho está de nuestra parte; por tanto, la lucha continúa", afirmó Moya afuera de la iglesia.

Las mujeres hicieron un "llamado internacional" para que se pida al Gobierno que excarcele a siete opositores que también rechazan partir a España y que ahora faltan por liberar de los 52 (40 aceptaron el exilio) que Raúl Castro prometió excarcelar en un proceso iniciado en julio pasado, tras un histórico diálogo con la Iglesia Católica.

Los opositores creen que los siete serán liberados antes que se cumplan en marzo ocho años del arresto masivo de disidentes, y del primer aniversario de la muerte, el 23 de febrero, del preso opositor Orlando Zapata -tras una huelga de hambre de 85 días-, cuya madre Rosa Tamayo participó en la marcha.

"Hablé con mi hijo y está muy esperanzado en que el gobierno siga el ritmo de excarcelaciones, pero no le han dicho si saldrá pronto", dijo a la AFP por telefóno desde Matanzas, 100 km al este de La Habana, Asunción Carrillo, madre de Iván Hernández, condenado a 25 años.

Los 52 son los que quedaban en prisión de los 75 opositores condenados en 2003, desde cuando las Damas de Blanco, consideradas por el Gobierno "mercenarias" de Estados Unidos, marchan cada dominingo para pedir la libertad de los presos políticos, que según la disidencia aún son un centenar.

El Gobierno ha excarcelado también a poco más de una veintena de presos condenados por intento de robo y secuestro de barcos para emigrar a Estados Unidos. AFP

Categoria: