El pueblo le tomó el juramento al diputado Biaggio Pilieri en su casa

Pilieri no concurrió a la audiencia de la jueza Eglé Matute, después de haberlo hecho en los dos días anteriores de la presente semana, por considerar que la administradora de justicia continúa violentando la Constitución y habría manifestado, según el parlamentario, que por encima del texto constitucional estaba la prosecución del juicio.

Mientras el diputado se encontraba en su residencia, recibiendo saludos y demostraciones de solidaridad de la gente que subía y bajaba la escalinata del edificio donde vive, en la avenida 9, frente al inmueble, estaban congregadas personas que voceaban consignas a su favor: "¡Libertad para Biaggio!", "El pueblo del Yaracuy no tiene miedo"...

A un cuarto para las doce comenzaron a vocear: "Que baje el diputado", lo cual ocurrió cinco minutos más tarde cuando el parlamentario apareció en la puerta de la calle y mientras uno de los manifestantes, megáfono en mano, iba rezando el juramento, los asistentes repetían las palabras: Diputado Biaggio Pilieri: ¿Jura, Ud. por Dios, por el poder del pueblo, por Venezuela, por Yaracuy, hacer cumplir la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las leyes de este país, para defender los derechos fundamentales establecidos en la Carta Magna, defender la democracia, la libertad y la justicia, y de representarnos dignamente ante la Asamblea Nacional?".

Pilieri de inmediato respondió: "Por Dios, por Venezuela, por Yaracuy, por el inmenso amor y cariño que le tengo a mis paisanos, estoy dispuesto a entregar mi vida, libertad, trabajo y esfuerzos, para representar a este pueblo que ha tenido cinco años sin voz... ¡lo juro!".

Muy cerca de la puerta del edificio donde vive Pilieri, estaban atentos, exhibiendo armas largas, tres efectivos de la Guardia Nacional. Pero, más allá también destacaban otros militares también muy bien armados.

En el balcón del segundo piso del edificio donde reside Pilieri con su familia había sido desplegada una bandera de Venezuela y otra, pequeña, del Yaracuy.

Interesado en acabar con esta pesadilla

Pilieri, al dirigirse al pueblo, mediante la utilización de un megáfono, dijo que en su caso se está cometiendo una arbitrariedad, porque después de dos años de haber estado injustamente preso junto con otros tres inocentes, se le ha abierto otro juicio, que no sólo lo perjudican a él sino también a su familia, a sus amigos y al pueblo en general, porque se están violentando principios consagrados en la Constitución y en las leyes.

Pero, vamos a seguir apegados a este proceso, porque si hay un interesado en que termine esta pesadilla, soy yo, declaró vehemente. No lo digo yo, lo dijo un tribunal haciéndose eco de la verdad el 19 de junio del año pasado cuando sentenció mi honestidad. No sé qué funcionario puede presentar un certificado de esa naturaleza.

Una vez que quedé absuelto y me mantuvieron detenido, el pueblo dijo: Ajá, ahora lo vamos a liberar. Y me hicieron su candidato; pero, el tribunal no me dejó tener contacto con mi pueblo y casi 100 mil yaracuyanos me eligieron. Pero, ahora el gobierno no me quiere soltar. Desde hace dos días una jueza ha tenido la inmoralidad de llevar a cabo una audiencia, lo cual constituye una vergüenza para el Poder Judicial yaracuyano.

Yo le dije a esa jueza (dijo refiriéndose a Eglé Matute): "Usted acaba de pasar a la historia negra del estado Yaracuy. Está entrabando mi instalación a la Asamblea Nacional y ha tenido la inmoralidad de decir que el juicio que me sigue está por encima de la Constitución. Si no le importa el pueblo y la voluntad expresada por los electores del Yaracuy, a mí sí me importa porque soy yaracuyano. Mi actitud no es de rebeldía, ni de capricho, sino de respeto y dignidad".

Fuente: Pacífico Sánchez / http://www.elimpulso.com/pages/vernoticia.aspx?id=113804

Categoria: