Los duques de Cambridge vivirán en el antiguo apartamento de la princesa Margarita