La religiosidad frena los efectos del alzheimer, según demuestra un estudio