Chávez amenaza con "una revolución que barra", si la "oposición insiste en el camino de la violencia"

El "Caracazo" comenzó el 27 de febrero de 1989, menos de un mes después del inicio del segundo Gobierno del líder socialdemócrata Carlos Andrés Pérez (1974-1979 y 1989-1993).

La violenta revuelta social se extendió durante tres días con una ola de saqueos en la capital y otras ciudades venezolanas, y fue sofocada a tiros por el Ejército y la policía, lo que dejó un saldo de entre 300 y al menos un millar de muertos, según diversas fuentes oficiales y de organizaciones humanitarias.

Chávez reiteró que la burguesía local alienta la violencia en el país, con supuestos planes para propiciar desde un golpe de Estado hasta un estallido social, pero reiteró que esa estrategia se volvería en contra de ellos porque, aseguró, la mayoría apoya su Gobierno.

"Yo les recomiendo que piensen muy bien el estar propiciando escenarios de violencia", los cuales serían respondidos por el Gobierno con una radicalización de la "revolución", sostuvo.

"No está en nuestros planes ahora mismo, una revolución que barra" las divisiones de clases, pero si la oposición insiste en el presunto camino de la violencia "nos estarían ellos autorizando a actuar de otra manera" y profundizar la "revolución", afirmó.

El mandatario ha repetido esa advertencia en los últimos meses, en el marco de la campaña de cara a las elecciones legislativas del próximo 26 de febrero, en las que ha exigido a sus correligionarios una victoria contundente so pena de que se pueda perder el proceso de cambios que desarrolla desde hace once años en Venezuela.

La Asamblea Nacional, de 167 miembros, está dominada por el oficialismo debido a que la oposición se retiró, a última hora, de los pasados comicios parlamentarios, en 2005. EFE

Categoria: