¿Cuál te ha tocado ver? 10 hábitos de "pena ajena" dentro de los aviones

Viajar en avión puede ser placentero y cómodo, pero como todo medio de transporte tiene sus pros y sus contras. Algunos de ellos son inevitables o al menos eso parece, como esperar hasta dos horas en el aeropuerto antes de abordar o pasar por varias revisiones cuando se viaja a países con altos niveles de seguridad, por ejemplo.

Sin embargo, hay otros "incidentes" que demeritan el servicio de los aviones: los malos hábitos de los pasajeros. Y es que muchos de los usuarios terminan convirtiéndose en una molestia tanto para los sobrecargos como para los demás pasajeros. Hábitos que podrían modificarse fácilmente si les ponemos atención. No te conviertas en una "molestia" y checa los hábitos que ponen a todos de cabeza y que el sitio telenoticias7.com comparte.

Cortarse las uñas. Es una de las acciones más desagradables, tanto para la azafata como para los pasajeros porque no es común ver a alguien cortarse las uñas en lugares públicos y ensuciar todo con ellas.

Quitarse los zapatos. Es cierto que muchas veces uno quiere descansar los pies, pero no es la opción quitarse los zapatos, pues muchas veces llegan malos olores que molestan a los demás. Recuerda: ningún lugar es bueno para quitarse los zapatos a menos que sea privado.

Quitarse los calcetines. Hay pasajeros que no solo se quitan los zapatos sino también los calcetines, olvidando que están en un lugar público. Y hay quienes llegan aún más lejos, pues, por ejemplo, una azafata comenta que le tocó un usuario de primera clase que se quitó los cacetines y los tendió en el respaldo del asiento de enfrente para que se secaran.

Ropa interior manchada. Podría sonar increíble, pero azafatas han relatado que han encontrado ropa interior femenina manchada de sangre en el lugar donde se colocan las revistas. Recurso al que recurren muchas mujeres al verse afectadas por la menstruación. Completamente antihigiénico.

Pañales tirados. Ya sean de bebés o de adultos, muchos pasajeros tienen la costumbre de dejarlos en cualquier parte del avión como si fuera basurero.

Tener sexo en el avión. Es verdad que es la fantasía de muchos, pero incómodo y desagradable para sobrecargos y pasajeros, pues muchos de los "atrevidos" son cachados con las manos "en la masa".

Masturbarse. Ya lo vivió Elvis Crespo; hay pasajeros, sin importar género y condición social, que deciden usar el avión como un lugar para satisfacerse.

Suciedad en los baños. En la mayoría de los vuelos que duran más de tres horas, los baños terminan "asquerosos", pues hay muchas personas que no tienen cuidados al hacer sus necesidades. Otro punto más en contra para no tener sexo en los baños de los aviones.

Malos hábitos al comer. Durante la comida hay quienes simplemente comen como se les viene en gana, teniendo poca educación o preocupación por los demás pasajeros.

Los pasajeros que no hacen caso a las indicaciones. Hay muchos pasajeros que simplemente no respetan las indicaciones, importándoles poco si ponen el riego la vida de los demás; entre las cosas más comunes está: hablar por celular cuando no se debe y estar parado cuando se va a aterrizar.

Fuente: De10

EA

Categoria: