Los secretos de la quimioterapia

La duración del tratamiento de la 'quimio', como muchos la denominan, depende del tipo de cáncer, su localización y el estado del paciente.

Infografía: Cáncer una proliferación celular anormal en el organismo

A diferencia de los otros métodos usados para combatir el mal (la radioterapia y la cirugía) la 'quimio' puede ser usada de manera sistemática, es decir, no sólo llega al área afectada, sino, a diferentes partes del cuerpo donde posiblemente se esparcieron las células malignas.

La quimioterapia es usada en estos casos: Para curar el cáncer, para controlarlo y para aliviar los síntomas de la enfermedad. Así mismo, puede suministrarse sola o complementar otros métodos como la radioterapia.

El suministro de este tratamiento es muy molesto para algunas personas, no todas presentan los mismos efectos secundarios, puede causar fatiga, nauseas y vómitos, pérdida del cabello (por eso cuando empiezan con la 'quimio' recomiendan a los pacientes cortar su cabello), dolor, anemia, infecciones, problemas de coagulación, diarrea o estreñimiento, hipersensibilidad en la piel y uñas y disfunción eréctil.

Recomendaciones útiles

Es necesario que los pacientes que están en el tratamiento de la quimioterapia descansen, si el cuerpo lo pide, es fundamental que lo escuche y le haga caso. También es vital que el paciente realice ejercicio diariamente, como caminar, así los músculos permanecen fuertes.

Así mismo, el paciente debe beber bastante líquido durante el día, sería ideal líquidos ricos en nutrientes como jugos, yogur, malteadas, sopas, gelatinas y bebidas para deportistas. También es necesario comer alimentos ricos en proteínas como pescado, pollo, fríjoles, lentejas carne de res y de cerdo.

Así mismo, las comidas calóricas son una excelente opción: helados, salsas y bebidas instantáneas que contengan proteínas y calorías. Es recomendable que los pacientes no consuman comidas flatulentas, ni alimentos fritos, ni gaseosos.

Para evitar el estreñimiento, es ideal aumentar la fibra en la alimentación diaria. Los panes, cereales, verduras y frutas se recomiendan en estos casos. Si, por el contrario, el paciente sufre de diarrea, se recomienda ingerir bananas, arroz, manzanas y tostadas y evitar los productos lácteos.

Algunas personas durante el tratamiento pueden presentar pérdida del apetito, pero, aunque se les dificulte, es necesario que se alimenten, el cuerpo necesita nutrientes en el proceso, si no hay una buena alimentación, la 'quimio' no dará los mismos resultados. Las ganas de comer volverá a las 2 ó 6 semanas después de terminar el proceso.

Para prevenir el vómito, se puede tomar medicina que prevenga el malestar, comer alimentos pequeños y pasar de las 3 comidas grandes diarias a comidas frecuentes, si el cuerpo lo pide. El Tai -Chi o el yoga son de gran ayuda no sólo para las nauseas, también ayuda a tomar con calma el proceso por el que está pasando. Igualmente, es necesario evitar los olores fuertes como perfumes, cigarrillo y comidas.

Y ante todo es vital que el paciente piense de forma positiva, que todo va a salir muy bien y que la quimioterapia no va a ser muy dura. Aunque es verdad que el tratamiento, por el grado de fármacos que se utiliza, es complejo, una actitud positiva hace que el proceso sea más suave y los resultados muchos mejores.

Pensar de forma negativa puede influir a que el cuerpo presente resistencia al tratamiento y las células malignas sigan en su avance.

Fuente:
Terra.com

Categoria: