Las discográficas, contra Rapidshare