En Cuba hay actualmente 167 presos políticos, según la comisión opositora de Derechos Humanos

En cualquier caso, la CCDHRN opina que "en el futuro inmediato y mientras siga prevaleciendo la forma totalitaria de estado, la situación de derechos humanos en Cuba no va a mejorar significativamente".

Para esta comisión, el panorama es "tan desolador que cualquier ademán de los representantes de la autocracia castrista, con fines generalmente mediáticos, despierta expectativas en ciertas zonas de la comunidad internacional, la misma que, afortunadamente, no se cansa de pedir gestos de parte del castrismo".

De los 167 presos políticos que existen en Cuba, 53 están adoptados como prisioneros de conciencia por Amnistía Internacional (AI), a los que se añaden otros diez que continúan cumpliendo sus condenas bajo licencia extrapenal, según esa comisión.

La CCDHRN aprecia cierto cambio en las formas de represión política del régimen que "pretende ser ahora de baja intensidad mediante detenciones arbitrarias de corta duración y otras formas de hostigamiento".

El informe calcula en más de 800 las detenciones y arrestos "arbitrarios" que se han producido en el primer semestre de este año.

También recuerda que en Cuba sigue vigente la pena de muerte y señala que al menos un cubano y dos salvadoreños se encuentran "en los corredores de la muerte" desde hace unos 15 años acusados de delitos que incluyeron uso de armas y explosivos.

La divulgación del informe de la CCDHRN se produce el mismo día en que está prevista la llegada a Cuba del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para apoyar el diálogo entre la Iglesia católica y el régimen cubano en materia de derechos humanos.

Hasta ahora, los únicos resultados de ese diálogo han sido la excarcelación de un preso político muy enfermo (Ariel Sigler) y el "acercamiento" de doce a penales de sus provincias de residencia.

Para la comisión que lidera Elizardo Sánchez, "son hechos positivos, aunque muy limitados y tardíos".

El informe de la CCDHRN se refiere también al caso del disidente Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde hace más de cuatro meses para exigir la libertad de los presos políticos enfermos y cuyo estado de salud es crítico.

La comisión advierte que si Fariñas muere la responsabilidad será del Gobierno del general Raúl Castro que, "al igual que hizo en el caso de Orlando Zapata" se ha preparado "de manera inhumana" para afrontar la eventual y "evitable" muerte del disidente en lugar de autorizar las excarcelaciones de presos. EFE

Categoria: