Vladimir Gessen: Raúl Castro dejó pegado a Nicolás Maduro

¿El sorpresivo acuerdo de los Estados Unidos y Cuba de intercambio de prisioneros y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre estos países cambiará la pésima relación entre Miraflores y la Casa Blanca?

– No creo que fuera sorpresivo este acercamiento entre los Estados Unidos y Cuba. Desde que Raúl Castro asumió el poder, comenzó la aproximación con sus altibajos. No obstante, Cuba estaba confiada en el extraordinario apoyo económico que le brindaba Venezuela, el cual llegó a ser mayor que el de la extinta Unión Soviética, y esto demoró las negociaciones. Luego del anuncio de la enfermedad de Hugo Chávez, los Castros tienen que haber analizado el escenario de que el entonces presidente venezolano no se recuperara, y el desastre que sobrevendría en Venezuela si fallecía. Creo que fue allí cuando Raúl Castro aceleró el proceso de arrime a Estados Unidos. Para el 2013, Castro saluda a Obama en las exequias de Nelson Mandela mientras que los negociadores cubanos y estadounidenses se reúnen. Ya para el 2014, Castro hace señalamientos muy concretos donde llega a manifestar que Cuba debe trabajar junto a los Estados Unidos para combatir el ébola en África.

Dice que el gobierno cubano calculaba un desastre si Hugo Chávez fallecía...

– Sí. Los analistas políticos, los analistas económicos, las salas situacionales de los países involucrados estaban conscientes de que el chavismo sin Chávez no podría existir, porque Chávez lo encarnaba, el ‘chavismo’ era su propio liderazgo y sus ocurrencias. El chavismo no es una doctrina. Fueron las acciones que tomó un líder osado y audaz. Unas le salieron bien y otras fueron la antesala de la ruina y devastación económica que vive Venezuela hoy en día. Me imagino que Raúl Castro y su equipo analítico elaboraron un Plan A para ver cuánto podían mantener al denominado chavismo en el poder, y también un Plan B, para cuando se agotará el primero.

¿Y por qué ahora y no el año venidero o después?

– Si usted analiza lo que ha ocurrido en Venezuela este año encontrará la respuesta. Nicolás Maduro y su equipo de gobierno no han podido resolver la crítica y grave situación económica en que se encuentra Venezuela. Crisis que lleva a la inflación más alta del hemisferio, a la extrema escasez de bienes y servicios que padecen los venezolanos. El gobierno venezolano es incompetente para manejar la situación y el presidente solamente da discursos para culpar a alguien o a algo de lo que sucede. Si a esto le sumamos la represión del gobierno durante los primeros meses del año, y el hecho de mantener presos o amenazados a líderes de la oposición que cuentan con el respaldo de la mayoría de los gobiernos del Mundo, de los Parlamentos Regionales y de la propia Naciones Unidas, lo cual crea una percepción muy negativa para el país y el gobierno de Maduro, todo ello, agregado a la caída de los precios petroleros y del retraso de Venezuela en los abonos milmillonarios al gobierno cubano, debe haber influido en Raúl Castro para arrancar el Plan B de acercamiento a la Casa Blanca. Castro dejó pegado a Maduro. Mientras Nicolás peleaba e insultaba a Obama, mientras Nicolás le busca camorra al gobierno español, Raúl alaba a Obama y señala que se le debe respeto y reconocimiento. Ahora tiene que salir Nicolás Maduro a desdecirse hablando bien del hasta ahora ‘archienemigo’. Raúl Castro y su hermano Fidel han demostrado siempre que son unos sobrevivientes, y en el momento que vieron que no hay futuro por estos lares, una vez más se están reacomodando. Yo me pregunto qué estarán pensando los militares venezolanos de este salto de talanquera del actual comandante supremo de Cuba, general Raúl Castro. De una cosa estoy seguro, a los generales cubanos no los van a sancionar, no le embargarán sus activos en Estados Unidos y se les otorgarán las visas que sean necesarias para visitar al ‘imperialismo’. AR / EDC / @DivanGessen

Categoria: