Profiteroles de nata y chocolate

Ingredientes

105 gr. harina
85 gr. mantequilla sin sal
2 cdas. azúcar
4 huevos pequeños
225 ml. agua
½ cdita. sal
Para la nata montada: 500 ml. nata para montar 35% M.G.
5 cda. azúcar
Crema de chocolate: 200 gr. chocolate 50 % cacao
30 gr. mantequilla sin sal

PREPARACIÓN DE LOS PROFITEROLES RELLENOS DE NATA Y CHOCOLATE

En un cazo con capacidad para 1,5 litros calentamos el agua hasta que hierva con la mantequilla, el azúcar y la sal. En ese momento bajamos el fuego y lo dejamos a temperatura media hasta que la mantequilla se haya derretido.
Apartamos el cazo del fuego y añadimos la harina de una sola vez, y toda junta. Batimos con una cuchara de madera hasta que comience a integrarse, durante unos segundos y volvemos a poner el cazo al fuego.

Con la cazuela al fuego removemos la masa sin parar hasta que se forma una bola que se despegue de las paredes con facilidad. Lo que necesitamos conseguir es que la masa evapore la mayor cantidad d humedad posible, que nos quede una masa bien seca. Vemos que en el fondo de la cazuela se irá formando una película y que cada vez la bola es más compacta. Este proceso durará unos minutos, 3 o 4. Sabremos que la masa está lista cuando al tocarla con el dedo este nos queda limpio, sin restos de ningún tipo.

Retiramos la cazuela del fuego y hacemos con la cuchara de madera un hueco en el centro. Añadimos el primer huevo y lo integramos removiendo sin cesar con la cuchara. Hasta que se haya absorbido el huevo en su totalidad con la masa no añadiremos el siguiente. Procedemos de la misma manera con el resto de huevos. Nos debe de quedar una textura bastante espesa, de tal forma que cuando hagamos las porciones en la bandeja estas no se desparramen.

Si al añadir el penúltimo huevo vemos que ya no necesita ningún otro, no incluiríamos el cuarto. El peso de los huevos puede variar mucho de unos tamaños a otros, yo os indico que deben de ser huevos pequeños, si añadís por lo que sea huevos más grandes, incluir 4 en la receta serían demasiados y la crema quedaría demasiado blanda.

La mejor forma de preparar las porciones de los profiteroles es con una manga pastelera y una boquilla redonda. Si no tenemos manga podremos utilizar una bolsa de plástico a la que le cortaremos una de sus esquinas.
Rellenamos la manga con la pasta choux y sobre un papel sulfurizado en una bandeja de horno hacemos porciones pequeñas de unos 2 cm de diámetro por 1 cm. de alto. Tenemos que tener la precaución de separar las porciones ya que la masa crecerá bastante durante el proceso. Untamos todos los montoncitos con huevo.

Con el horno previamente caliente a 200º C, horneamos los profiteroles durante 20 minutos. Os recomiendo que paréis estos bocaditos nada más entrar en el horno con papel de aluminio ya que en caso contrario lo más probable es que se os tuesten demasiado al cabo de los 20 minutos. Los últimos 5 minutos podremos destaparlos si lo consideramos necesario para que se doren. Retiramos del horno y dejamos sobre una rejilla hasta que se hayan enfriado totalmente antes de rellenarlos.

Nos van a quedar unos bocados huecos en su interior, dorados por fuera y muy sequitos por dentro. Si la masa no queda bien seca en su interior, al retirar los profiteroles del horno estos se bajarían. Por eso es fundamental que en el proceso inicial intentemos eliminar toda la humedad posible.
Preparamos la nata montada con azúcar batiendo la nata bien fría con el azúcar.

Preparamos la crema de chocolate mezclando en un cazo la mantequilla y el chocolate hasta que se hayan derretido ambos. Ya fuera del fuego incorporamos la nata y batimos bien hasta que la mezcla quede lisa y brillante. Dejaremos enfriar la crema de chocolate antes de rellenar los profiteroles.

Para rellenar los profiteroles los cortaremos por la mitad sólo hasta la mitad de su diámetro, quedarán con una boca grande abierta y hueca. Con una manga pastelera rellenamos con la nata montada cada profiterol. Finalmente con una cuchara o un biberón de cocina regamos todos los profiteroles con unas líneas de chocolate.

Este dulce habla por sí sólo, no necesita más acompañamiento que las ganas de disfrutarlo y, si nos empeñamos en rizar el rizo, una buena taza de chocolate caliente, mejor imposible, una receta de lujo para una meriende de rechupete.

No te pierdas la sección especial de Recetario Informe21

Fuente: RecetasdeRechupete

NA

Categoria: