El músico y ex Ministro de Cultura brasileño Gilberto Gil no piensa en la política