La madre del opositor Zapata pide a Fariñas deponer la huelga para derribar al régimen

"El pueblo se está manifestando, está perdiendo el miedo y pensamos que pronto obtendremos la libertad. La libertad y la democracia se avecinan y vienen llegando ya", dijo Tamayo en su primera conferencia de prensa en Miami, organizada por el Directorio Democrático Cubano.

Los familiares de Zapata Tamayo llegaron el jueves a esta ciudad como refugiados políticos con las cenizas del disidente que murió en 2010, tras una prolongada huelga de hambre para exigir que el Gobierno cubano lo tratara como un prisionero de conciencia.

Amnistía Internacional lo declaró prisionero de conciencia después de ser detenido durante la llamada "Primavera Negra" de 2003 en la que el régimen castrista detuvo a un total de 75 disidentes y los acusó de conspirar con EE.UU., entre otros delitos.

Tamayo también hizo un llamamiento al opositor Fariñas para que suspenda el ayuno que inició el 3 de junio.

"Hoy le pido que no siga, que nos hace falta vivo, no muerto, para poder continuar la lucha firmemente como él y como otros hermanos, que también la vamos a seguir. Lo necesitamos vivo", enfatizó la mujer de 62 años acompañada por su esposo, cuatro hijos, nietos y nueras.

Recordó que ya en una ocasión en Cuba le solicitó a Fariñas que "desistiera de su huelga, que no queríamos otra pérdida como la de Zapata y la del otro hermano también (Pedro Luis Boitel que falleció en la cárcel por una huelga de hambre en 1972)".

Fariñas realiza su huelga de hambre para exigir justicia por la muerte de Juan Wilfredo Soto, fallecido en mayo pasado por los golpes que presuntamente le propinaron agentes policiales cubanos.

El Gobierno cubano y los familiares de Soto han negado esa versión difundida por los opositores cubanos.

La madre de Zapata Tamayo reiteró que continuará apoyando a la disidencia interna cubana desde Estados Unidos.

"Desde acá, esta familia los apoyaremos, lucharemos siempre por derribar a los hermanos Castro que son asesinos, me asesinaron a Orlando Zapata Tamayo y querían asesinar a esta madre junto a su familia", dijo.

Afirmó que ella siempre pidió justicia por el "asesinato premeditado" de su hijo porque "desde su encierro fue objeto de golpizas, de maltrato. No me acordé de traer el pulover (suéter) con sangre que posee esta madre, de las tres últimas golpizas que le dieron a Zapata Tamayo".

También aseveró que ella y sus familiares eran humillados cuando iban a la cárcel a visitarle.

Con respecto al sepelio de los restos de su hijo, informó que la Brigada 2006, un grupo del exilio, se encargará del funeral, sin suministrar más detalles.

La madre del disidente envió un mensaje a los Castro: "El mensaje que le damos desde aquí es abajo Fidel, abajo Raúl, abajo los asesinos de Zapata, Viva Cuba libre sin dictadura".

Asimismo, exigió libertad para "todos los presos políticos que quedan en las cárceles de Castro", una petición que fue respaldada por sus familiares al grito de "Zapata Vive" y "Viva Cuba libre".

Al ser preguntada si algún funcionario del Gobierno cubano le pidió perdón por la muerte de su hijo, dijo que no, pero uno de sus hijos comentó que uno aseguró que ese hecho pudo evitarse.

"El mayor de Seguridad del Estado, Froilan (no suministró el apellido), nos dijo a mi madre y a mí que la muerte de Orlando Zapata se podía haber evitado. Para nosotros él fue uno de los culpables de su muerte", dijo José Luis Ortíz, uno de los hijos de Reina Luisa Tamayo.

En la conferencia de prensa estuvieron presentes Silvya Iriondo, presidente de Madres y Mujeres Antirrepresión por Cuba (M.A.R); los congresistas Mario Díaz-Balart, David Rivera y representantes de la legisladora Ileana Ros-Lehtinen.

Reina Luisa Tamayo, madre del fallecido disidente cubano Orlando Zapata Tamayo, a su llegada ayer, al aeropuerto internacional de Miami, Florida (EE.UU.). EFE

Categoria: