El Reino Unido arremete contra el nuevo 'Medal of Honor' por ambientarse en Afganistán

Liam ha llegado a pedir a los minoristas que boicoteen el videojuego, que sale a la venta el próximo 12 de octubre, escandalizado porque el videojuego permita recrear ataques contra las fuerzas de la OTAN.

"Es chocante que alguien piense que es aceptable recrear los actos de los talibán. Hay niños que han perdido a sus padres y esposas quwe han perdido maridos a manos de los talibán", aseguró el ministro. "Estoy disgustado y enfadado. Es difícil creer que cualquier ciudadano de nuestro país desee comprar un juego tan profundamente antibritánico. Insto a los minoristas a que muestren su apoyo a nuestras fuerzas armadas y veten este producto de tan mal gusto".

Por su parte, un portavoz de Electronic Arts contestó en declaraciones al diario The Sunday Times: "El formato del nuevo Medal of Honor no hace sino reflejar el hecho de que cada conflicto tiene dos lados".

"Les damos a los jugadores la oportunidad de jugar en ambos lados. La mayoría de nosotros hemos estado haciendo esto desde que éramos siete: alguien juega al policía, alguien tiene que ser ladrón, y en Medal of Honor multijugador alguien tiene que ser el Talibán".

Los videojuegos de acción han sido fáciles dianas de algunos gobiernos, que los critican cuando el argumento no se adecúa a la postura oficvial frente a determinados conflictos. Hace dos años Mercenaries 2: World in Flames, de Pandemic, encendió la polémica en Venezuela, en donde algunos sectores oficialistas lo vieron como un un proyecto de invasión.

El pasado año fue también blanco de muchas iras el videojuego Call Of Duty: Modern Warfare 2, cuya violencia fue criticado tanto por líderes islámicos como cristianos y judíos, y que llegó a ser retirado de las estanterías de las tiendas en Rusia por una escena que, con el título 'No Russian', consiste en 'limpiar' de gente un aeropuerto moscovita a tiros.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/08/23/navegante/1282575939.html

DJ