José Vicente Rangel advierte que la normalización de relaciones con Colombia debe darse sin precipitaciones

En otras palabras, el proceso que se inició a partir del pasado sábado 7 de agosto, cuando Santos tomó posesión del cargo, y ahora con la invitación a Santa Marta tiene su tiempo, y debemos seguir con atención y en forma medida y consciente esos tiempos”, enfatizó.

Asimismo, indicó que el segundo aspecto en el tratamiento del tema “es que la relación, a partir de ahora, no puede ser igual a la que existió antes de la crisis provocada deliberadamente por el ex presidente Álvaro Uribe Vélez y que culminó con la ruptura que decidió el presidente Chávez por razones de dignidad nacional”.

Recordó que con “la insólita provocación montada por el uribismo y su embajador (Luis Alfonso) Hoyos en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) la recomposición de las relaciones pasa por la recomposición a fondo del anterior estatus en el cual el gran beneficiado, oígase bien, siempre fue Colombia, en detrimento de Venezuela, como lo indica el intercambio comercial y el cúmulo de ventajas que tenía tanto el Estado como el empresariado colombiano”.

“Recomponer la relación y avanzar a la normalidad no puede ser producto de simples gestos diplomáticos y de conveniencias circunstanciales sino de políticas de fondo, de todo cuanto tiene que ver con ejemplos como el vaciamiento del territorio venezolano de la carga social, política y delictiva que genera Colombia”, señaló.

Rangel especificó que el tema de los desplazados, “que nuestro país asume con proverbial sentido de solidaridad y respeto a los derechos humanos, pero que implica una carga adicional para el Estado venezolano en servicios, lo cual hay que decirlo sin tapujos, tiene que ser objeto de regulación".

Añadió que la indiferencia del Estado colombiano respecto a la frontera permite y facilita el éxodo hacia el lado venezolano de desplazados, de víctimas de violencia social y política, de paramilitares, de narcotraficantes y de cuantas modalidades delictivas incuba Colombia.

“Igual pasa con la relación comercial y económica que se correspondía con un modelo de sociedad y de Estado que en Venezuela, que ya no es el mismo, vive una etapa de transición del capitalismo al socialismo. El nuevo intercambio comercial tiene que tener ese signo y Colombia tendrá que acoplar sus pretensiones a esa nueva realidad”, agregó José Vicente Rangel. AVN

Fuente: http://www.abn.info.ve/node/11435

Categoria: