Las renovaciones hogareñas de las familias acomodadas pueden desencadenar la amenaza del plomo