Si estás estresado lo primero que debes hacer es muy sencillo: ¡respira hondo!