Retirada de EEUU no afectará a la seguridad en Irak, según Maliki

La violencia ha disminuido fuertemente en Irak, tras un pico en 2006 y 2007, pero los atentados siguen siendo frecuentes y numerosas las muertes violentas. en septiembre, 185 iraquíes fallecieron en ataques por los 239 en agosto, según los datos oficiales.

Maliki confirmó que el fracaso de las negociaciones entre ambos países para mantener un contingente de soldados para la formación de las tropas iraquíes había fracasado por la falta de acuerdo sobre la inmunidad diplomática con la que debían contar estos militares.

A partir de ahora, "la formación estará incluida en los contratos de compras de armas", se realizará exclusivamente en bases iraquíes y los soldados estadounidenses no podrán participar en ninguna operación, según Maliki.

El primer ministro quiso mostrar su tranquilidad ante los temores por la estabilidad del país: "La seguridad (en Irak) no tiene nada que ver con la retirada de las fuerzas estadounidenses". "Nadie considera penetrar en Irak, e Irak tiene un ejército consecuente".

"La retirada hará desaparecer todas las excusas de Al Qaida y los grupos armados para justificar sus atentados", remarcó Maliki, aunque reconoció que el ejército precisará de al menos dos años para ser plenamente operativo.

Numerosos iraquíes, traumatizados por los ocho años de guerra y violencia que siguieron a la caída de Sadam Husein en 2003, se muestran aliviados tras el anuncio de retirada de las tropas estadounidenses, pero también preocupados por el futuro de su país.

Sin sorpresa, los movimientos políticos cercanos al jefe radical chiita Moqtada Sadr y todos aquellos que reclaman desde hace tiempo la salida de las tropas estadounidenses se felicitaron por el anuncio de Obama.

Pero en el país, otros no ocultan sus temores a una degeneración de la situación, provocada por sus vecinos Irán y Siria, países que podrían estar tentados en alentar divisiones regionales y confesionales.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, ya declaró el sábado que la salida de las tropas estadounidenses "comportará un cambio en las relaciones" entre los dos países, sin dar más precisiones.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, advirtió implícitamente este sábado a Irán contra cualquier injerencia en Irak.

"En el momento en que iniciamos un nuevo capítulo en nuestras relaciones con un Irak soberano, decimos a los iraquíes: Estados Unidos está a vuestro lado en el camino a la democracia", declaró en Dusambé la secretaria de Estado, en el marco de una visita a Tayikistán.

"A los países de la región, especialmente a los vecinos de Irak, les indicamos que Estados Unidos se mantendrá al lado de sus aliados y amigos, incluido Irak, para defender nuestra seguridad y nuestros intereses comunes", añadió. AFP

Categoria: