Lara Stone, quien suplantó a Madonna como el rostro de Louis Vuitton, se quitó todo