Para formar parte de la información

riqueza

De la riqueza y presidencialismo

Anderzon Medina Roa's picture

A estas alturas, podemos decir sin prurito que el paternalismo estatal y caudillismo moderno han sido fallas estructurales de nuestra historia política del sigo XX y que sirven como nichos para la política venezolana en lo que va de siglo XXI. Esto se puede enmarcar en un sistema de democracia presidencialista y con la premisa de que somos un país rico, ambos constructos íntimamente relacionados con la figura del caudillo y con un estado paternalista.

Los peligros de caer en la falacia de la suma cero

Alberto Benegas Lynch's picture

La tesis de esta nota periodística consiste en que buena parte de las falacias y malos entendidos en la economía proviene de sostener que en los procesos de mercado lo que gana uno lo pierde otro. Esta conclusión opera a contracorriente del hecho de que en toda transacción libre y voluntaria ambas partes ganan, de lo contrario no realizan el intercambio (suma positiva en la terminología de la teoría de los juegos).

Trébol de 4 hojas, protector de los amores y símbolo de riqueza

Trébol de 4 hojas, protector de los amores y símbolo de riqueza

Tradicionalmente, el trébol de cuatro hojas es una planta que cumple dos propósitos principales: es el protector de los amores y además símbolo de riqueza y prosperidad. Se han encontrado figuras humanas talladas con emblemas de trébol, en piezas pertenecientes a una civilización que se desarrolló hace 5.000 años en India.

La democratización de la riqueza, o cómo continuar con el estado del bienestar

La democratización de la riqueza, o cómo continuar con el estado del bienestar

Lo que realmente produce la riqueza necesaria para mantener el estado del bienestar característico de occidente no es el dinero en sí, sino los efectos que produce el movimiento de este dinero. El tener el dinero en paraísos fiscales, amasados en grandes fortunas o enjaulados en las grandes entidades financieras, solo beneficia a un grupo muy reducido de gente, parando o como mínimo ralentizando el progreso económico al que puede alcanzar una sociedad si, en lugar de almacenar el dinero, la riqueza estuviera mejor distribuida.