El Gobierno de EEUU reclama 280.000 millones a los fabricantes de cigarrillos