La SIP alerta sobre un "acoso" creciente a la libertad de prensa en Latinoamérica

El Foro, que comenzó en la mañana con un debate en torno a la situación de la prensa en América Latina, se centró en la tarde en el caso de Venezuela, con la participación de directivos de medios privados del país.
Alberto Federico Ravell, director del canal opositor venezolano Globovisión, que ha sido amenazado en diversas ocasiones por el Gobierno del presidente Hugo Chávez, criticó la "arbitrariedad" de las acciones legales contra su canal, y a los medios de comunicación oficialistas por ser "genuflexos ante el poder".
"Aquí se están haciendo leyes con nombre y apellidos", señaló Ravell, en referencia a las sanciones administrativas supuestamente hechas a medida de los que no son afectos al Gobierno.
"En Venezuela uno puede decir lo que quiera a un alto riesgo: perder la concesión, la libertad y hasta la integridad física", afirmó.
También dijo que hay una escalada contra los medios, amparada de legalidad, en la región.
"La ley mordaza camina por la América Latina", manifestó.
Por su parte, el ex presidente peruano Alejandro Toledo señaló que el cierre de medios de comunicación "sólo es propio de los grandes autoritarismos", en alusión a la salida del aire del canal Radio Caracas Televisión (RCTV) y de más de una treintena de emisoras radiales, decretadas por el Gobierno de Hugo Chávez.
"Lo digo como presidente al que (la prensa) ha dado duro, con palo, pero he aprendido que es peor convivir con el silencio cómplice", subrayó Toledo, en una entrevista con Efe tras concluir su intervención en la conferencia "Libertad de expresión en el contexto hemisférico".
En sus intervenciones, los participantes respondieron asimismo a las acusaciones de la ministra venezolana de Comunicación, Blanca Eeckout, quien dijo hoy que la SIP era una instancia "mafiosa" y que el foro celebrado en Caracas formaba parte de una campaña del "imperio" contra los gobiernos progresistas de América Latina.
"No venimos a desestabilizar ningún Gobierno, eso es ridículo, no somos un partido político", señaló Marroquín en declaraciones a Efe durante el encuentro.
El vicepresidente de la SIP recordó que cuando "se limita el derecho a la información, se limita un derecho fundamental, no sólo de los periodistas, sino de los pueblos".
Mientras se celebraba la reunión en un gran hotel de Caracas, un pequeño grupo de manifestantes afectos al Gobierno marchó por el centro de la ciudad para rechazar la presencia de la SIP y protestar por lo que califican como "terrorismo mediático".
Los manifestantes, que llegaron hasta una zona cercana al hotel donde tenía lugar el foro, se dispersaron sin incidentes en medio de una fuerte lluvia.
La SIP presentará las conclusiones de su reunión en Caracas en la 65 Asamblea General del organismo que se celebrará en Buenos Aires, entre el 6 y el 10 de noviembre próximos.
EFE

Categoria: