Ejercitar la mente con juegos y crucigramas retrasa la demencia, pero no evita la enfermedad