Zelaya quería ser igual que Chávez y parecerse a Fidel Castro, afirma Micheletti

Micheletti rompió así el silencio en que se había mantenido tras concluir su mandato de facto, el 27 de enero pasado, cuando Porfirio Lobo, del Partido Nacional, asumió la Presidencia tras haber ganado los comicios generales de noviembre de 2009.

En su opinión, Zelaya, quien fue derrocado por promover una consulta popular para reformar la Constitución, pese a tener una prohibición legal, "no entendió que su mandato duraba cuatro años, no entendió que debía respetar la ley y la Constitución".

Agregó que "jamás" se arrepentirá de haber aceptado la Presidencia de Honduras tras el golpe a Zelaya, porque de no haber actuado de esa manera Honduras ahora "estaría a las órdenes del golpista Hugo Chávez".

"Lo que hice fue lo correcto. Lo que se estaba implantando en este país era la doctrina bolivariana, una doctrina inventada por ese señor de Venezuela que ha utilizado el dinero de su pueblo para sus propios gustos y placeres", enfatizó Micheletti.

De Zelaya también dijo que "está pidiendo todo", en alusión a una denuncia contra el Estado de Honduras ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por su derrocamiento.

"Ese señor (Zelaya) tiene problemas mentales y los seguirá teniendo. Lo malo es que esa enfermedad se la ha transmitido a un montón de cabezas calientes que siguen insistiendo con la (Asamblea) Constituyente. La ley es clara, hoy más que nunca conocemos la Constitución, creemos en ella y en aquellos hombres que fueron sabios al momento de redactarla", añadió.

Sostuvo que él ayudo a Zelaya a alcanzar la Presidencia, pero al llegar al poder éste se enamoró del cargo y tomó la decisión de querer quedarse en él.

Micheletti señaló que los principales errores de Zelaya fueron "intentar dar un golpe" de Estado, el "despilfarro de dinero" y "la sustracción descarada de 40 millones de lempiras (2,1 millones de dólares) del Banco Central", en carretillas, según mostró un vídeo difundido por la misma institución tras su derrocamiento.

El ex gobernante golpista, quien presidía el Parlamento hondureño cuando Zelaya fue depuesto, indicó que nadie le puede negar al ex presidente que regrese al país, pero que, si lo hace, debe presentarse a las autoridades por las acusaciones que tiene en su contra en los tribunales, entre ellas las de abuso de autoridad y traición a la patria.

Pese a que el Gobierno español ha asegurado que sus relaciones con Honduras son ya "normales", Micheletti consideró "una injusticia" que países como España o Brasil, entre otros, no reconozcan a Lobo como nuevo presidente.

Del gobernante de Venezuela subrayó que pretende "acaparar políticamente a toda Centroamérica".

Chávez "fracasó en su primer intento en Honduras, pero va a continuar insistiendo, tiene suficientes dólares y suficiente apoyo internacional para seguir intentando que este país caiga en sus manos; pero no lo vamos a permitir, los hondureños somos demócratas, amamos esta patria y la vamos a defender", recalcó.

Entre otras cosas, Micheletti aseguró que Estados Unidos no le ha restablecido la visa de entrada al país, tras habérsela suspendido después del golpe de Estado, y dijo no creer que se la vuelva a conceder.

También criticó al embajador de EE.UU. en Tegucigalpa, Hugo Llorens, de quien dijo que "sabía perfectamente" hacia dónde estaba llevando Zelaya a Honduras, pero "no hizo absolutamente nada".

Llorens "no avisó a su país qué era lo que estaba pasando acá. Yo no digo que él estaba involucrado, pero sí estaba consciente de lo que estaba pasando. Yo lo acuso a él de esa situación. Con cualquier otro embajador esa crisis política no se hubiese producido", acotó.

De su actividad diaria explicó que se dedica a revisar sus empresas (de transporte), a visitar amigos, a leer sobre lo que ocurre en Honduras y el mundo, además de viajar entre Tegucigalpa y la norteña ciudad de El Progreso, donde reside.

Micheletti también agradeció a los presidentes de Costa Rica, Óscar Arias; de Panamá, Ricardo Martinelli, y de Colombia, Álvaro Uribe, por ser algunos de los que han reconocido al Gobierno que preside Porfirio Lobo. EFE

Categoria: