La mayoría de los mercados de América Latina cierra en rojo al igual que Nueva York