#12Mar Día Mundial del Glaucoma: ¿Qué es y cómo se trata?

#12Mar Día Mundial del Glaucoma: ¿Qué es y cómo se trata?

El día 12 de Marzo se celebrará el Día Mundial del Glaucoma. La Asociación Mundial del Glaucoma (WGA) y la Asociación Mundial de Pacientes con Glaucoma (WGPA) son las organizaciones que avalan esta celebración. Desde Sublimis nos sumamos a esta iniciativa que tiene como propósito difundir y dar a conocer en qué consiste la enfermedad, cómo diagnosticarla y qué hacer para su prevención.

Un estudio publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (NLM) señala que el glaucoma afectará a unas 80 millones de personas a nivel mundial para el 2020. Esta cifra se calcula que puede aumentar en un 20% para el año 2050. Aproximadamente 1.200.000 personas padecen de esta alteración en Argentina sin ni siquiera saberlo, de acuerdo a cifras del 2018. Solo el 50% de quienes lo padecen en nuestro país, lo saben.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad crónica. Es una alteración que se presenta por lesión en el nervio óptico producido por un aumento en la presión ocular. Debido a que el ojo no recibe irrigación sanguínea en algunas partes, produce un líquido que se conoce como humor acuoso y su acumulación puede generar aumento de presión ocular. Esto se produce porque el sistema de drenaje del ojo se tapa impidiendo que el fluido intraocular drene normalmente.

Es importante tener en cuenta que existen casos donde el glaucoma se presenta sin aumento de presión intraocular.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma?

El glaucoma se presenta de manera silenciosa al inicio del aumento de la presión ocular, es decir, no produce ningún síntoma. Cuando se presenta el glaucoma de ángulo cerrado se hacen presentes los siguientes síntomas del glaucoma:

Fuerte dolor de cabeza.
Dolor en los ojos.
Enrojecimiento de los ojos.
Disminución de la visión o visión borrosa.
Trastornos visuales como visión de halos alrededor de la luz.
Dificultad para adaptarse a la oscuridad.
Visión en túnel: esto consiste en el estrechamiento del campo visual, solo permite ver los objetos que se tienen en frente.
Náuseas y vómitos.
Tipos de glaucoma

Se conocen 2 tipos de glaucoma principalmente. Dichos tipos varían de acuerdo al ángulo de drenaje interno del ojo, el cual controla la salida del fluido que se produce continuamente dentro suyo.

De acuerdo a esto se encuentran:

- Glaucoma de ángulo abierto: este se produce cuando el fluido logra acceder al ángulo de drenaje. Y es el más frecuente.

- Glaucoma de ángulo cerrado: en este caso el ángulo de drenaje se encuentra cerrado, por lo que el fluido no logra llegar al drenaje.

Existe lo que se conoce como variaciones de los tipos de glaucoma ocular. Estos se conocen como:

- Glaucoma de ángulo abierto primario (POAG): este tipo de glaucoma se presenta con más frecuencia. Disminuye de manera gradual la visión periférica no da sintomatología, una vez que aparecen los síntomas es porque existe daño permanente de la visión.

El avance de este tipo de glaucoma puede llegar a desencadenar lo que se conoce como “visión de túnel”. Con este tipo de visión solo se pueden ver los objetos que se encuentran delante de la persona. De esta manera se puede llegar a perder la visión de forma total.

- Glaucoma de ángulo cerrado: también conocida como glaucoma de ángulo estrecho. Es una emergencia médica una vez que se presentan los síntomas: dolor en el ojo, cefalea, dilatación de las pupilas, ojos rojos, pérdida de la visión, e incluso pueden presentar náuseas y vómitos.

- Glaucoma de tensión normal: es conocido como glaucoma de baja presión, es un tipo de glaucoma de ángulo abierto que puede ocasionar pérdida de la visión por lesión del nervio óptico pero a pesar de esto se mantiene la presión intraocular normal.

- Glaucoma pigmentario: este tipo de glaucoma es poco frecuente y es ocasionado por la obstrucción del ángulo de drenaje del ojo. Esto se debe a la liberación de gránulos de pigmento del epitelio pigmentario del iris disminuyendo así la cantidad de fluido que logra salir del ojo.

Este tipo de glaucoma se presenta frecuentemente en los hombres caucásicos en edades comprendidas entre los 20 y 50 años de edad.

- Glaucoma secundario: en este caso, el glaucoma se puede desarrollar producto de una lesión en el ojo o proceso infeccioso, tumor, inflamación que pueden desencadenar esta alteración.

- Glaucoma congénito: la aparición de este glaucoma es desde el momento del nacimiento; en un 80% de los casos, el diagnóstico se realiza durante el primer año de vida porque estos niños nacen con ángulos cerrados u otros defectos en el drenaje de los ojos.

Consejos para cuidar los ojos

Lo principal que se debe tener en cuenta para el cuidado de los ojos es acudir a la consulta con el médico oftalmólogo al menos dos veces al año. El oftalmólogo se encargará de detectar alguna patología que se encuentre presente en la visión.

Por medio de la historia clínica, el oftalmólogo tomará datos sobre los antecedentes personales, familiares y la edad del paciente, factores importantes en el diagnóstico y control de esta enfermedad. Otras acciones son:

- Revisar el nervio óptico a través de un fondo de ojo con el fin de descartar la existencia de algún tipo de lesión.

- Verificar si se está realizando el drenado del humor acuoso de forma adecuada.

- Medir la presión ocular síntomas que es la que desencadena esta alteración, de esta manera se hará el diagnóstico y se iniciará el tratamiento para el glaucoma acorde a los síntomas que presente el paciente.

Es importante tener en cuenta que esta enfermedad no tiene cura pero se puede prevenir y controlar el avance de esta condición. Esto se logra a través de la prescripción de los tratamientos acorde a la sintomatología que presente el paciente. Estos van desde la aplicación de gotas oftálmicas hasta láser o cirugías oculares. Siempre es mejor ponerse en manos de profesionales especializados para esto.

"Lo más importante para la detección oportuna del glaucoma es la prevención. Las personas deben tener claro qué es el glaucoma, de esta manera se evitará la pérdida de la visión. Es importante tomar en cuenta que cuando ésta se empieza a degenerar, no podrá recuperarse de nuevo", asegura el equipo de oftalmólogos de Sublimis.

Las personas están propensas a sufrir de glaucoma en determinada etapa de la vida o producto de alguna lesión en los ojos que pudiera desencadenar esta alteración.

Conocer de esta condición y prevenir su aparición acudiendo a controles oftalmológicos mínimo dos veces al año o cuando sea necesario, es la mejor manera de detectar cualquier anomalía que pueda estar presentándose en la visión sin darse cuenta. NP/Sublimis

EA

Categoria: