5 increíbles motivaciones para adelgazar

De acuerdo con información del Hospital Angeles, para que realmente alcancemos el peso deseado, tenemos que visualizar nuestra meta y tener claro en la mente cuáles son nuestras razones para adelgazar.

En el camino de lograr los objetivos de nuestra vida todas las personas transitamos dos premisas básicas: buscar el placer y evitar el dolor.

Por esta razón, mientras no descubramos cuáles son nuestras verdaderas motivaciones para adelgazar, es muy probable que vayamos de una dieta a otra sin obtener resultados.

El placer instantáneo de comernos un delicioso pastel puede hacer que dejemos a un lado el intento de bajar de peso y nos olvidemos por completo de la dieta.

Si te sientes motivado y con una actitud positiva cuando estés haciendo tu plan de dieta será más fácil alcanzar tu objetivo, además, aumentará tu nivel de energía, sentirás el control de tu cuerpo y aumentará tu autoestima.

Tómate un pequeño descanso en un lugar tranquilo y reflexiona sobre lo siguientes 5 consejos:

Piensa que los alimentos saludables que estás consumiendo no sólo te ayudarán a bajar de peso, sino que te ayudarán a mantener una buena salud por el resto de tu vida.

Disfruta al máximo cada vez que comiences una rutina de ejercicios o realices actividades al aire libre.

Elige una dieta que dé menos esfuerzo para lograr resultados favorables. Sé consciente de ello, tu cerebro lo sabrá y se motivará

Piensa en todas las cosas que te puede aportar adelgazar, incluso de manera indirecta. Imagina porqué la dieta es gratificante para ti y en qué aspectos de tu vida te va a ayudar.

Escucha tu música favorita o ve la televisión o un video mientras te ejercitas. Esto te brindará una sensación de satisfacción y bienestar que te harán pasar un momento agradable y dejar atrás el estrés, como en este curioso video, donde varias mujeres cumplieron la meta de bajar 2000 calorías en bicicleta con una buena motivación y, lo mejor, sin darse cuenta.

Lo más importante es que te sientas bien contigo misma, tanto física como emocionalmente. Incluso, consultar un nutriólogo o un psicólogo podría ayudarte a mejorar tu calidad de vida, no dudes en hacerlo. Y recuerda que la disciplina siempre es lo más importante.

Fuente: Salud 1880

AJV

Categoria: