5 ingredientes naturales para combatir los forúnculos

5 ingredientes naturales para combatir los forúnculos

Los forúnculos son pequeñas protuberancias rojas, llenas de pus, que pueden causar mucho dolor. Hoy te compartimos algunos ingredientes naturales que aceleran su recuperación.

Los forúnculos son protuberancias rojas que se forman por debajo de la piel. La mayor parte de las veces se producen por las bacterias Staphylococcus aureus, pero en ocasiones también se dan por otras bacterias y hongos que proliferan en la superficie de la piel. ¿Sabes cómo combatir los forúnculos con ingredientes naturales?

Este problema se puede originar en los folículos pilosos de cualquier parte del cuerpo, aunque son más frecuentes en el rostro, el cuello y los glúteos. Si bien suelen desaparecer por sí solos en cuestión de días, lo mejor es acelerar su recuperación con la aplicación de algunos remedios. ¡Toma nota!

Cómo combatir los forúnculos con 5 ingredientes naturales
La aparición de forúnculos puede venir acompañada con una incómoda sensación de comezón y dolor. De hecho, cuando acumulan pus en su interior, el dolor empeora y pueden darse síntomas como fiebre. Afortunadamente, estas molestias pueden evitarse con el uso de algunos ingredientes naturales. ¡No dudes en probarlos!

1. Cúrcuma en polvo
La cúrcuma se emplea en muchos tratamientos tópicos debido a sus potentes propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Estas contribuyen a reducir el riesgo de infecciones cutáneas y, a su vez, ayudan a combatir los forúnculos y granos.

¿Cómo utilizarlo?
Primero, vierte un poco de cúrcuma en polvo en un recipiente.
En seguida, mézclala con agua hasta obtener una pasta.
Para terminar, frota el remedio sobre la zona afectada, 2 veces al día.

2. Aceite de ricino
El aceite de ricino contiene una sustancia llamada ácido ricinoleico, que se destaca por su capacidad antiinflamatoria. Por otro lado, también sirve como antibacteriano natural, lo que facilita la eliminación de los forúnculos.

¿Cómo utilizarlo?
Aplica una pequeña cantidad de aceite de ricino sobre el forúnculo.
Déjalo absorber sin enjuagar y repite su aplicación 2 o 3 veces al día.

3. Sales de Epsom para combatir los forúnculos
Más allá de sus propiedades relajantes, las sales de Epsom tienen otros beneficios importantes para la salud. En este caso particular, ayuda a combatir los forúnculos gracias a su capacidad para secar el pus. En otras palabras, su aplicación ayuda a drenar la protuberancia.

¿Cómo utilizarla?
Primero, pon a calentar medio litro de agua.
Luego, disuelve un par de cucharadas de sales de Epsom.
A continuación, empapa una compresa con el líquido y aplícalo con un ligero masaje.
Repite el tratamiento 3 veces al día hasta que el forúnculo desaparezca.

4. Aceite de neem
Aunque no es tan popular como otros ingredientes naturales para combatir los forúnculos, el aceite de neem es una buena opción para su tratamiento. Cuenta con componentes antisépticos, antibacterianos y antiinflamatorios que favorecen la recuperación de la piel ante infecciones.

¿Cómo utilizarlo?
Coloca una gota de aceite de neem sobre el forúnculo.
Masajea con la yema del dedo y déjalo absorber sin enjuagar.
Repite su aplicación 3 veces al día hasta eliminarlo.

5. Comino negro
El comino negro tiene componentes antimicrobianos y antisépticos que ayudan a tratar varias condiciones que aquejan la salud de la piel. Su uso sobre los forúnculos minimiza la protuberancia, seca el pus y evita que se presenten otras complicaciones por infección.

¿Cómo utilizarlo?
Muele las semillas de molino y mézclalas con agua hasta obtener una pasta espesa.
Frota la pasta sobre las zonas afectadas y déjala secar.
Luego, enjuaga con agua templada y jabón antiséptico.
Haz el tratamiento 2 veces al día para obtener mejores resultados.
En resumen, para combatir los forúnculos…

Recuerda que el adecuado manejo de este problema garantiza el éxito del tratamiento. Por eso, para evitar complicaciones, evita exprimir o arañar la protuberancia. Si haces esto, hay alto riesgo de propagar la infección a otras partes del cuerpo. Incluso, puede aparecer una infección secundaria.

La aplicación constante de los remedios citados puede ser muy útil para acelerar su recuperación. Sin embargo, si los síntomas persisten o empeoran, lo mejor es buscar atención médica. El profesional puede sugerir otras pruebas para determinar la causa subyacente del problema. Incluso, dispone de otros tratamientos claves para su control.

Si la protuberancia se rompe por sí sola pero muestra señales de pus, limpia su superficie y cúbrela con una venda o gasa suave. Con esto evitarás que se propague mientras se cura por completo.

Fuente: Mejor con Salud / EB

Categoria: