6 hábitos que te ayudan a mejorar tu vida sexual

6 hábitos que te ayudan a mejorar tu vida sexual

Tener una vida sexual activa es uno de los aspectos que influye fuertemente en el estado de ánimo, la salud emocional y el bienestar físico.

Aunque asociamos las relaciones sexuales con el placer y la reproducción, sus bondades van más allá y, de hecho, podrían comprometer las funciones de varios sistemas principales del cuerpo.

Además, hay que destacar que es uno de los pilares más importantes de las relaciones de pareja, no solo porque fortalece los vínculos sentimentales, sino porque mejora la comunicación y la confianza.

El problema es que, algunas veces, la libido puede disminuir y, dado que reduce el desempeño sexual o no se alcanza la plenitud, empiezan a surgir inconvenientes.

Por esta razón es importante llevar un estilo de vida saludable, y poner en práctica aquellos hábitos que pueden favorecer este ámbito.

A continuación queremos compartir los 6 principales para que no dudes en hacerlos parte de tu vida.

¡Descúbrelos!

1. Tener una alimentación saludable

Aunque la mayoría de personas lo ignoran, unos buenos hábitos alimenticios influyen tanto en la libido como en el desempeño sexual.

Mientras que una dieta basada en grasas y procesados puede afectar la actividad de las hormonas sexuales, los alimentos orgánicos pueden ayudar a mejorarla.

Estos son una significativa fuente de energía y nutrientes esenciales que, además de mejorar el estado físico, mantienen en equilibrio las hormonas.

Cabe destacar que, además, hay algunos alimentos con propiedades afrodisíacas que, ingeridos de forma regular, pueden aumentar el deseo sexual.

Asegúrate de aumentar el consumo de:

Frutas y vegetales frescos.
Cereales integrales.
Granos y legumbres.
Carnes magras.
Pescado azul.

2. Manejar el estrés
El estrés es uno de los principales enemigos de la vida sexual, tanto de hombres como de mujeres.

El exceso de trabajo, las discusiones en pareja y los problemas económicos pueden aumentar este estado de ánimo que, a su vez, disminuye el deseo sexual.

Su falta de control aumenta la sensación de cansancio físico y, aunque no lo notamos, también influye en los descontroles de algunas hormonas.

Debido a esto es primordial manejarlo de forma oportuna, poniendo en práctica terapias de relajación, descansando y realizando actividades placenteras.

3. Hacer ejercicio físico

Todos aquellos que están atravesando alguna crisis deberían tener en cuenta los múltiples beneficios del ejercicio físico para el ámbito sexual.

Este hábito, que mejora muchos aspectos de la salud física, aumenta la producción de las hormonas del bienestar y, con esto, mejora la libido.

Su práctica diaria mantiene en equilibrio hormonas como la serotonina y las endorfinas, ambas asociadas con las relaciones sexuales placenteras.

También permiten fortalecer los músculos de todo el cuerpo y, al mejorar el rendimiento físico, ayuda a conseguir relaciones más duraderas.

De hecho, aquellas actividades enfocadas al fortalecimiento del suelo pélvico podrían ayudar en casos de disfunciones sexuales como el vaginismo y la anorgasmia.

4. Evitar el tabaco
Un gran número de casos de personas con problemas en su vida sexual están relacionados con la adicción que tienen por el tabaco.

Las disfunciones sexuales, así como la disminución de la libido, pueden producirse por los efectos de las toxinas que contiene el cigarrillo.

Estas sustancias comprometen la actividad de las hormonas sexuales y, dado que afectan la circulación, también intervienen en el funcionamiento de los órganos reproductores.

5. Evitar relaciones tóxicas

El plano emocional es un pilar muy importante en el ámbito sexual y, por lo tanto, tener una relación tóxica puede impedir alcanzar la plenitud.

En las relaciones de pareja es necesario sentir confianza, complicidad y amor, de forma mutua, dado que son componentes que llevan a un mejor entendimiento durante las relaciones sexuales.

Aquellos que son víctimas de presión, chantaje o violencia por parte de su pareja no disfrutan el acto sexual y, de alguna forma, lo hacen de manera obligada.

Es primordial identificar estos comportamientos, ya que su falta de control puede generar impactos físicos y emocionales en la víctima.

6. Mejorar la información sexual
¡Así es! La educación sexual es fundamental para mejorar la vida sexual en todos los aspectos.

Esta no solo permite conocer cómo mejorar el acto sexual como tal, sino que ayuda a fomentar el autoconocimiento de nuestros cuerpos y los elementos que se requieren para lograr la plenitud.

Por otro lado, es un componente esencial para la salud reproductiva, ya que no solo brinda información sobre el embarazo, sino que también ayuda a conocer las prácticas de riesgo y los métodos para evitarlo.

Por supuesto, además de los hábitos citados, hay muchos otros influyentes de la vida sexual que deben considerarse cuando algo anda mal.

Tener una buena comunicación con la pareja y salir de la rutina son otros componentes adicionales que también ayudan a mejorarlo.

Ten en cuenta estas recomendaciones, independientemente de si estás teniendo dificultades en tu ámbito sexual.

Fuente: Mejor con salud

CC

Tags: 
Categoria: