7 movimientos de pilates que puedes hacer en tu oficina

De acuerdo con la University of Utah Health Care, algunos de los beneficios comunes de realizar Pilates, ya sea para rehabilitación como para el acondicionamiento físico, son prevenir y curar lesiones, mejorar la postura y la alineación de la columna vertebral.

Pasar horas sentado frente a tu computadora puede tener un beneficio si sabes cómo aprovecharlo. Una buena opción es que ocupes el tiempo para realizar movimientos de Pilates que puedes hacer en la oficina.

Minutos bien empleados

Ya que el Pilates también ayuda a maximizar la resistencia de todo el cuerpo al tiempo que aumenta la flexibilidad y el control del motor, según señala la institución, es bueno que lo realices, y que mejor que aprovechar tus espacios libres en la oficina para que ejecutes estos movimientos.

1. Posición de inicio. Sally Anderson, presidenta fundadora de Pilates Australasia, indica que debes colocar las manos cruzadas detrás de la cabeza, presiona la base de tu cráneo para alargar y colocar el cuello en una buena alineación.

Inhala para extender la parte superior de vuelta hacia arriba y hacia atrás, con el respaldo de la silla para ayudarte a la curva en la espina dorsal torácica o superior. Mantén las costillas, abdominales y hombros relajados.

2. Apoyo central. Con el torso erguido y las manos aún detrás de la cabeza, alterna flexiones hacia los lados con rotaciones; siempre con movimiento de las abdominales y las costillas, pero mantén la pelvis estable y exhala en cada movimiento, indica Anderson.

3. Cadera. Ponte de pie y con tu espalda pegada al respaldo de tu silla (sosteniéndolo), mantén siempre el torso erguido y las abdominales “sumidas”, da un paso con tu pierna al frente, estirando la parte delantera de la cadera. Sostén durante 2-3 respiraciones y cambia de pierna.

Anderson afirma que con los tres movimientos anteriores obtendrás liberación muscular, control del torso y mejor circulación de la sangre y oxígeno.

4. Círculos con los hombros. Ya sea de pie o sentado, colócate erguida concentrándote en tu control corporal, mueve los hombros en círculos, hacia adelante, arriba, abajo y atrás en el sentido del reloj y al menos cinco veces. Repite en la misma cantidad pero en dirección contraria.

5. Fortalece los brazos. Nuevamente con la espalda recta, entrelaza los dedos y estira los brazos hacia adelante con las palmas de las manos hacia ti, mantén la posición durante 20 segundos, descansa y repite. También te ayudará a estirar la espalda y activar la cintura escapular.

6. Flexionar tobillos. Sentada, cruza una pierna sobre la otra y la rodilla, mueve los dedos de ésta hacia afuera y arriba, y de vuelta hacia atrás y abajo, hasta sentir unos tirones en la pantorrilla y espinilleras. Repite en 10 ocasiones y cambia de pierna.

7. Ejercita las rodillas. Levanta un pie hasta que logres colocarlo encima de la rodilla opuesta, puedes ayudarte con la mano si se te dificulta. Repite con el otro pie y mantén la posición al menos 15 segundos.

Por su parte, información publicada por la Fundación Española del Corazón, reafirma que el método Pilates es un ejercicio que funciona como un todo integrado: refuerza, alarga, tonifica y mejora la postura, así como aporta flexibilidad y equilibrio; es perfecto para cualquier edad.

Intenta desde hoy estos movimientos de Pilates que puedes hacer en la oficina y beneficia a tu salud, recuerda consultar previamente a un especialista si tienes problemas con la espalda, estás embarazada o padeces hipertensión arterial.

Fuente: Salud 180

AJV

Categoria: