Así recuperas el sentido del olfato perdido por COVID-19

Así recuperas el sentido del olfato perdido por COVID-19

Aunque no todo vuelve a ser “igual” de inmediato, todo paciente se alegra luego de vencer al coronavirus, pero ¿sabes cómo recuperar el olfato que la COVID-19 se llevó?

Pérdida del olfato por COVID-19

Las terapias olfativas han adquirido gran relevancia en los últimos meses debido a la gran cantidad de personas que sufrieron pérdida del olfato por COVID-19, pues gracias a ellas están recuperando la capacidad de percibir olores y hasta de ¡disfrutar de los sabores en la mesa!

En el Reino Unido, por ejemplo, diversas organizaciones están ayudando a individuos con anosmia, es decir, pérdida total del olfato relacionada con la infección por SARS-CoV-2.

Cabe señalar que la afectación del gusto y olfato por infecciones virales no es algo nuevo; de hecho, es de los signos más frecuentes en este tipo de enfermedades, por lo que suele llamarse anosmia post-infecciosa.

¿Por qué aparece anosmia?

En reciente artículo publicado en The Conversation, científicos explicaron que quienes se recuperan más rápidamente de anosmia pueden haber tenido inflamación a nivel local, también conocida como “síndrome de hendidura”.

La razón es que la hendidura olfativa (parte de la nariz responsable del olfato) queda obstruida por el tejido hinchado y la mucosidad, por tanto, bloquea cualquier aroma que pueda llegar a ella.

Los casos en que la pérdida del olfato persiste por largo tiempo suelen relacionarse con inflamación tan agresiva que daña los nervios o tejidos.

Afortunadamente, este problema suele arreglarse en cuestión de semanas, esto es, una vez que la inflamación ha disminuido, el “camino” hacia las neuronas olfativas se abre de nuevo.

Entrenamiento para rehabilitar el olfato

La rehabilitación del olfato es la mejor opción para quienes intentan recuperarlo después de COVID-19.

¿Cómo funciona? Primero deben someterse a una olfatometría, prueba que permite cuantificar la capacidad olfativa y el daño registrado. En función de los resultados, se establece si la pérdida del olfato parcial (hiposmia) es leve, moderada o grave, o bien, es un caso de anosmia, es decir, pérdida total.

El siguiente paso es iniciar la terapia para entrenar el sentido del olfato, ejercitar la memoria olfativa y, poco a poco, lograr su recuperación.

Para ello, es preciso contar con muestras de aceites esenciales de rosa, eucalipto, clavo y limón. La rehabilitación consiste en exponerse a estas sustancias durante 20 segundos, 2 veces al día, con el objetivo de estimular y amplificar los nervios de la nariz responsables del olfato.

Para que el procedimiento sea efectivo, se debe realizar el entrenamiento olfatorio durante 4 meses, por lo menos.

Los ejercicios son muy sencillos:

Vierte unas gotas del primer aroma sobre algún frasco pequeño, tira de papel o almohadilla (pad) de algodón.

Espera algunos segundos para que el aroma pierda el exceso de concentración.

Inhala y exhala aire lentamente. A continuación, acerca el recipiente con el aceite a tu nariz (deja una distancia de 2 cm), e inspira profundamente por un máximo de 10 segundos, intentando llenarte del aroma para expulsar el aire después.

Una vez expulsado el aire, toma un instante para relajarte y repetir la operación varias veces, por espacio de 5 minutos.

Deja pasar unos minutos a manera de breve paréntesis antes de comenzar el entrenamiento con el siguiente aceite hasta completar los 4.

Cabe señalar que el entrenamiento olfatorio también es útil en otras condiciones que suelen acompañarse de anosmia, por ejemplo, enfermedades neurodegenerativas (enfermedad de Alzheimer o mal de Parkinson), así como traumatismos craneoencefálicos (sobre todo, en adultos jóvenes).

Recuerda acudir con el médico si tus problemas para identificar olores no mejoran después de haber superado la infección por el nuevo coronavirus, especialmente porque esto también dificulta disfrutar el sabor de los alimentos, reseña saludymedicinas.

YS

Categoria: