Caminar después de comer: ¿Es saludable?

Caminar después de comer: ¿Es saludable?

Caminar es una actividad que puede ser incorporada con facilidad en la rutina diaria. Algunas veces se realiza después de comer. ¿Es saludable hacerlo? ¡Descúbrelo aquí!

Caminar puede ofrecer diversos beneficios para la salud. Es un ejercicio sencillo que promueve el cuidado del corazón, facilita la quema de calorías y puede mejorar el estado de ánimo. Sin embargo, ¿es saludable caminar después de comer? Mientras ciertos estudios sugieren que lo es, otros lo dudan.

Hoy te compartimos los posibles efectos de caminar después de comer, una práctica común que, al parecer, tiene tanto ventajas como desventajas. ¡Sigue leyendo!

Posibles beneficios de caminar después de comer

Caminar es una actividad de bajo impacto que se puede incorporar con facilidad en la rutina diaria. Algunas veces se realiza después de ingerir alimentos. Al respecto, hay estudios que sugieren que es una costumbre con beneficios para el organismo. ¿Cuáles?

1. Puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre

Un punto clave del control de la diabetes es practicar alguna actividad física con regularidad. Un ensayo controlado, en el que participaron personas con diabetes tipo 2, determinó que los niveles de azúcar de quienes caminaron después de las comidas principales fueron menores a los de quienes caminaron una sola vez al día.

El resultado de este estudio sugiere que comer con restricciones en carbohidratos y hacer una caminata corta, de aproximadamente 10 minutos después de cada comida, puede reducir la probabilidad de que ocurran aumentos excesivos de azúcar en la sangre.

Otro estudio publicado en Diabetes Care expone que las caminatas parciales y moderadas mejoran el control de la glucemia en personas mayores, durante 24 horas.

En contraparte, un artículo publicado por The Journal of Nutrition afirma que las caminatas moderadas después de comer no tienen efectos beneficiosos sobre la glucemia en adultos con riesgo de enfermedad cardiovascular.

2. Puede cuidar la salud del corazón

El ejercicio desempeña un papel importante a la hora de mantener saludable el corazón. Caminar a diario puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. De hecho, de acuerdo con una publicación de la revista Current Opinion in Cardiology, invertir mayor tiempo caminando representa más beneficios en la salud cardiovascular, la circulación y la presión arterial.

Así, caminar después de comer parece ser una práctica favorable para cuidar el corazón. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños hasta los 17 años realicen actividad física moderada de 60 minutos al día y los adultos de 150 minutos semanales, es decir, alrededor de 30 minutos al día.

3. Puede mejorar la digestión

Según lo explica un artículo de la revista BioMed Research International, caminar después de comer podría mejorar la digestión gracias al efecto antiinflamatorio que surge al hacer actividad física. Cuando el cuerpo se ejercita, se reduce la grasa visceral y se producen cambios metabólicos de lípidos y glucosa que pueden reducir el estado inflamatorio.

También se cree que el ejercicio facilita el tránsito intestinal como resultado de una mejor digestión de los alimentos y absorción de sustancias, de acuerdo con un estudio divulgado en la revista World Journal of Clinical Cases.

A pesar de estos estudios, es necesario mencionar que se requieren más investigaciones al respecto para confirmar la eficacia del ejercicio físico en el mejoramiento de la digestión.

Posibles efectos secundarios

Son pocas las evidencias de efectos secundarios por caminar después de comer; sin embargo, pueden presentarse casos. Algunas personas experimentan síntomas molestos. A continuación, los detallamos.

1. Malestar estomacal

Entre los síntomas del malestar estomacal se encuentran la indigestión, las náuseas, el vómito, la hinchazón de la zona abdominal, los gases, la diarrea y el dolor. Esto se debe a una alta ingesta de carbohidratos o por problemas en la digestión de los alimentos recién comidos. Para evitarlo, se aconseja dejar pasar unos 30 minutos antes de caminar.

2. Reflujo gastroesofágico

Según un estudio sobre la «la influencia del estilo de vida y los episodios de reflujo », el ejercicio puede desencadenar la sensación de regurgitación en personas sanas y con enfermedad por reflujo gastroesofágico. De acuerdo con el artículo, entre mayor sea la intensidad de la actividad física, los episodios de reflujo son más frecuentes.

Consejos para caminar después de comer

Para aprovechar los posibles beneficios de caminar después de comer, vale la pena poner en práctica los siguientes consejos.

Como lo han explicado estudios previos, caminar entre 10 y 15 minutos es aconsejable después de cada comida principal del día. De hecho, esto permite completar el tiempo de actividad física recomendado por la OMS.

Caminar a paso ligero. Trotar y correr no son ejercicios sugeridos después de comer, pues la alta intensidad de estas actividades puede generar reflujo o malestar estomacal.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recuerdan que caminar moderadamente es recorrer hasta 5 km por hora de forma pausada, sin que se generen cambios significativos en la respiración o en la frecuencia cardíaca.

Estar cómodo es clave para disfrutar el paseo. Por eso, hay que procurar usar ropa holgada y zapatos que soporten los talones.

Por último, es primordial beber aguar para mantenerse hidratado.

La reacción del cuerpo al caminar después de comer depende de factores como el estado de salud, la condición física y la intensidad con la que se realice la actividad. En caso de tener una enfermedad previa, lo mejor es consultar con el médico para confirmar la pertinencia de comenzar una rutina de ejercicio moderada o alta.

Con información de Mejor con Salud

EB

Categoria: