Skip to main content
Caracas se transforma en desierto urbano

Caracas se transforma en desierto urbano

Peligra el ecosistema venezolano ante tala indiscriminada

Caracas, una de las ciudades latinoamericanas, anteriormente reconocida por sus numerosas zonas verdes, se está convirtiendo, poco a poco, en un desierto urbano. Estudiosos del medio ambiente caraqueño han creado una bitácora con el número y tipos de árboles que se han talado en numerosas zonas.

Una ciudad menos verde. Este es el veredicto de expertos que analizaron la actual geografía urbana de Caracas. ¿Y la razón? la continua tala de arboles en diversos sectores de la ciudad. Ahora, según expertos, esta situación no solo tiene un impacto visual, sino que pone en peligro el ecosistema natural caraqueño impactando negativamente el medio ambiente y los residentes de la capital. 

Más que servir de ornamento, los árboles en las ciudades cumplen una serie de funciones ecológicas beneficiosas para la salud de las personas y del ambiente. De acuerdo con expertos, una de las más importantes es la regulación del calor.

Según la investigación del observatorio Ciudad Laboratorio, el corte del arbolado se ha dado por motivos estéticos, de espacio público y construcción de autopistas y edificios.

José Carvajal Científico social director de ciudad laboratorio dice: 

“Hay zonas, largas cuadras, donde no hay ni una sola sombra”.

Caracas está en vía de ser un desierto, ante tala indiscriminada de su flora.

“Los árboles, a través de la sombra que dan y a través de la respiración, sacan la humedad del aire, contribuyen a reducir la temperatura”.

Estudios revelan que las ciudades, por lo general, ya son zonas más calurosas de por sí. en comparación con las áreas rurales, debido a los materiales de construcción de sus edificios y estructuras.

“Eso es lo que se conoce como la isla urbana de calor, se utiliza la metáfora de una isla porque cuando ves un mapa de temperaturas de una ciudad, aparece una ciudad como una isla más calurosa dentro de un océano de temperaturas mas bajitas”.

Se observa en áreas como Las Mercedes, donde numerosos árboles han sido removidos o talados de manera irregular. 

“Si una nueva construcción en una parcela tiene varios árboles al frente y se decide que van a construir y ellos deciden que van a eliminar los árboles que están al frente, porque ellos quieren colocar unas palmeras”.

En algunos barrios de Caracas, expertos ambientalistas remarcan la remoción sistemática de árboles típicos de la ciudad, como el caobo de gran tamaño con ramas frondosas y tronco fuerte, y el jabillo, reconocido por su tronco grueso y con una corteza de color gris con aguijones.

“En general un árbol puede ayudar a estabilizar el terreno, cuando vienen inundaciones o golpes de agua, especialmente en ciudades que están mal planificadas como muchas en Latinoamérica. Puedes reducir la contaminación atmosférica, va a absorber el dióxido de carbono, te va a reducir la temperatura”.

 Juan Declet Barreto Científico social dice: 

“En general un árbol puede ayudar a estabilizar el terreno, cuando vienen inundaciones o golpes de agua, especialmente en ciudades que están mal planificadas como muchas en Latinoamérica. Puedes reducir la contaminación atmosférica, va a absorber el dióxido de carbono, te va a reducir la temperatura”.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, “los árboles colocados de manera adecuada en torno a los edificios reducen las necesidades de aire acondicionado en un 30% además de proporcionar un hábitat, alimentos y protección a plantas y animales, aumentando la biodiversidad urbana”. Cristina Caicedo Smit, Venezuela 360, Voz de América, Washington. VOA Foto: Informe21/LJ