Champú: Descubre si estas utilizando realmente el correcto

Champú: Descubre si estas utilizando realmente el correcto

A la hora de elegir el champú mucha gente se fija en el estado de su melena de medios o puntas. Esto es un error, porque los champús son productos diseñados para limpiar únicamente el cuero cabelludo.

Para elegir correctamente y dar a nuestro pelo los cuidados que necesita debemos guiarnos por la zona cercana a la raíz del cabello, e identificar si nuestro pelo es normal, seco o graso.

La experta en recuperación capilar de Aquarela Peluqueros, Valeria Costa, tiene las claves para averiguar qué tipo de champú es el correcto para ti.

Pelo normal

Se identifica fácilmente porque la raíz tiene brillo y necesita una frecuencia de lavado de un día sí, día no.

En este caso se recomiendan los champús hidratantes porque aportan agua, brillo y mantienen la salud y humectación del pelo. En sus etiquetas suelen aparecer ingredientes como aloe vera, agua de coco, pantenol, extractos de frutas antioxidantes, frutos rojos, bambú, etc.

Pelo seco

Cuando la raíz no tiene brillo, flexibilidad ni movimiento estamos ante un cabello seco. Los productos nutritivos son sus grandes aliados.

Contienen activos grasos que reponen los lípidos del cabello y están especialmente indicados para pelo seco, muy seco, dañado, con mechas o decoloraciones.

Se reconocen porque en sus fórmulas aparecen aceites como el de argán, almendras, aguacate, coco, etc.

Pelo graso

Si lavas el cabello por la mañana y al cabo de unas horas presenta un aspecto descuidado, ‘sucio’ o apelmazado, no hay duda, tu cuero cabelludo es graso.

Los productos para pelo graso, mixto o pH neutro son los más indicados porque limpian sin alterar ni irritar el cuero cabelludo.

Es importante recalcar que, a mayor número de lavados, más suave debe ser el champú.

Y, ¡Ojo a los casos de raíz grasa y puntas secas! Porque, aunque la melena presente un aspecto seco o quebradizo, el champú siempre debe ser para cabello graso, evitando los productos nutritivos.

Champús de uso complementario

Champú anticaspa

Tiene activos que combaten la flora microbiana que provoca la caspa. Cuidado porque no se debe usar todos los días.

Se puede mezclar con un champú hidratante y así evitamos resecar el cabello mientras eliminamos la caspa.

Champú anti-residuos

Su fórmula elimina residuos y limpia la hebra y el cuero cabelludo en profundidad.

No es un producto de uso diario porque puede provocar la pérdida de tu propia keratina y aumentar la porosidad.

Es perfecto para lavar el pelo en profundidad una vez al mes o para usar antes de realizar una hidratación en casa. Ayuda a abrir la cutícula y así los nutrientes de la mascarilla penetran mejor.

Por último, es importante destacar que los champús abren la cutícula para limpiar en profundidad.

Por eso siempre debemos finalizar el lavado aplicando un acondicionador de medios a puntas porque estos productos sellan la hebra y evitan que se vuelva porosa.

Fuente: Nosotras

RA

Categoria: