Skip to main content
Científicos descubrieron que el sistema inmune puede ayudar a perder peso. Foto: Pixabay

Científicos descubrieron que el sistema inmune puede ayudar a perder peso

El sobrepeso y la obesidad han sido y siguen siendo los trastornos mundiales más difíciles de combatir por las autoridades sanitarias y los científicos, que buscan distintas alternativas de tratamiento para ayudar a quienes padecen exceso de peso.

Un nuevo estudio de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) halló que la citoquina, denominada TSLP, produce una pérdida de la grasa abdominal y peso corporal. Si bien el estudio se realizó en ratones, los expertos observaron que el sistema inmunológico puede contribuir a revertir los problemas de obesidad en los seres humanos.

La investigación, que fue publicada en la revista Science, comprobó que la pérdida de grasa no se asocia “a una menor ingesta de alimentos o a un metabolismo más acelerado, sino que la citoquina TSLP era la encargada de estimular el sistema inmune para liberar lípidos a través de las glándulas sebáceas productoras de aceite de la piel”.

Al respecto, Taku Kambayashi, principal investigador del estudio y profesor asociado de Patología y Medicina de Laboratorio en Pensilvania sostuvo: “Este fue un hallazgo completamente imprevisto, pero hemos demostrado que la pérdida de grasa se puede lograr secretando calorías de la piel en forma de sebo rico en energía, lo que sería el primer paso para demostrar una forma no hormonal de inducir este proceso, destacando un papel inesperado para el sistema inmunológico del cuerpo”, cita Todo Noticias.

En ese sentido, los investigadores estudiaron la linfopoyetina del estroma tímico (TSLP), una citocina del sistema inmune que está involucrada en los procesos del asma y otras patologías alérgicas. Sobre lo anterior, Kambayashi dijo: “No pensábamos que la TSLP tendría ningún efecto sobre la obesidad en sí. Lo que queríamos averiguar en un principio era si podía afectar la resistencia a la insulina”. Es decir, los investigadores creían que “la citocina podría corregir la diabetes tipo 2, sin que los ratones perdieran peso”.

Para llegar a las conclusiones, los especialistas aumentaron, mediante un vector viral, los niveles de TSLP en ratones con obesidad. A las semanas, hallaron que esa citoquina había reducido el riesgo de diabetes y además provocado una pérdida de peso.

Respecto a lo anterior, el autor del estudio contó: “Cuando miré los pelajes de los ratones tratados con TSLP, noté que brillaban a la luz. Siempre supe exactamente qué ratones habían sido tratados, porque eran mucho más brillantes que los demás porque estaban sudando la grasa por su piel. La liberación de aceite a través de la piel era responsable de la pérdida de grasa inducida por TSLP”.

En referencia a los posibles efectos de la investigación en humanos, Kambayashi aseveró: “No creo que controlemos nuestro peso de forma natural mediante la regulación de la producción de sebo, pero es posible que podamos acelerar el proceso y aumentar la producción de sebo para provocar la pérdida de grasa. Esto podría conducir a nuevas intervenciones terapéuticas que reviertan la obesidad y los trastornos de los lípidos”. MV (Foto: Pixabay)