¿Cómo crear un hábito?

¿Cómo crear un hábito?

Aprender a crear hábitos saludables nos permite dar pasos agigantados hacia esos proyectos u objetivos que queremos alcanzar. ¿Cómo empezar? En esta oportunidad te compartimos algunas estrategias.

Seguramente, no sabes crear un hábito. Por ello, aunque en más de una ocasión has querido proponerte mejorar tu salud, conquistar una meta profesional, aprender otro idioma, entre otros logros, que pueden incluso involucrar tu esfera espiritual -como tener más armonía en tu vida-, no lo terminas de hacer.

Los hábitos son importantes para lograr todo aquello que anhelamos, solo que, usualmente, se antepone como excusa el “no tengo tiempo”, “me falta motivación”, “todavía no me siento preparadora” y muchos otros pretextos.

¿Qué es un hábito?

Tal como hemos mencionado, los hábitos son realmente importantes en nuestra vida, ya que ellos pueden garantizarnos el éxito orientándonos hacia el logro de las metas que anhelamos. Algunas investigaciones corroboran que un hábito es:

“La capacidad que el hombre tiene de disponerse de un modo distinto de cómo es por naturaleza”

Así como también señalan que:

“En la psicología, los hábitos son cualquier acto que se adquiere por la experiencia y realizado regular y automáticamente”.

Es necesario hacer la distinción entre hábito y costumbre, ya que estos términos no refieren a lo mismo. Pues, mientras que una costumbre es la repetición de actos, que no necesariamente tienen que ser libres o conscientes, los hábitos sí implican la toma de decisión por parte de la persona que decide ejecutarlo.

Es decir, los hábitos se adquieren por decisión propia, y se llevan a cabo de forma consciente. Es por ello que, las teorías actuales, enfatizan que los hábitos:

“Son disposiciones de respuesta automatizadas que se basan en el contexto”.

Esta última definición implica que los hábitos se aprenden por medio de un proceso en el que la memoria desempeña un papel crucial, a través del aprendizaje asociativo.

¿Cómo podemos crear un hábito?

Es importante mencionar que, según han notado algunos expertos, cuando los hábitos se adquieren desde el núcleo familiar, es más probable que estos acompañen a la persona durante el resto de su vida.

Los niños, en algunos casos, comienzan sus hábitos saludables por medio de los juegos de imitación de las conductas de las personas de mayor edad en su entorno.

Sin embargo, sabiendo que un hábito se aprende, es posible empezar en cualquier momento de la vida a adquirirlo. A continuación, señalaremos algunos consejos para que tú también aprendas a crear un hábito.

1. Piensa en algo que quieres lograr

Tal vez desees mejorar algún aspecto en tu vida, como comer saludable, abandonar adicciones, comenzar tu rutina más temprano, entre otras.

2. Comienza dando el primer paso

No tienes que lograr grandes transformaciones el mismo día. Por ejemplo, si tu meta es comenzar a trotar todas las mañanas, entonces el primer día trota solo cinco minutos, o 10. No te esfuerces. Progresivamente lo irás logrando.

3. Plantea bien tus hábitos

Evita hacerlo de una forma vaga. Por ejemplo “mañana trotaré”, di más bien: “mañana, a las 6am despertaré, y trotaré cinco minutos”. Sé específica cuando te plantees los hábitos.

4. Diseña un plan

Recuerda que, al crear un nuevo hábito, vendrán excusas a tu mente para regresar a tu conducta anterior, tales como: “por un día no pasa nada”, “luego lo hago”, “hoy tengo pereza”, entre otros. Para evitar esto, diseña un plan y ten todo a mano para cuando las excusas lleguen.

Por ejemplo, si deseas disfrutar de los beneficios de meditar, desde el día anterior puedes preparar la esterilla y dejar la habitación lista. Si quieres trotar, ten lista la ropa deportiva desde la noche anterior. Si es necesario, silencia tu teléfono y evita distracciones a fin de que tu enfoque sea mayor.

5. Crea alarmas en tu teléfono

Que incluyan la tarea en específico. Si suena a las 6 de la mañana, que ya te notifique: “momento para salir a trotar”. Puedes dejar algunas notas en ciertos puntos estratégicos de la casa –como los espejos o el comedor- para recordarte tus tareas.

6. Lleva un registro y observa

Cuando tengas tu plan en marcha, y estés aprendiendo tu nuevo hábito, verás lo bien que se siente y la diferencia que habrás logrado en tu vida. Esto mantendrá tu nivel de motivación más elevado.

Finalmente

Recuerda que reemplazar hábitos viejos, o simplemente adquirir nuevos hábitos, comienza por cambiar algunas creencias que son limitantes. Algunas personas se obstaculizan a sí mismas al pensar y decir frases como: “yo soy así”. Esta creencia es muy taxativa y puede llegar a privarte de conquistar grandes metas, por lo que tal vez debas comenzar revisando tu sistema de creencias.

Con información de Mejor con Salud

EB

Categoria: