Skip to main content
Cómo hacer un spa de pies en casa

Cómo hacer un spa de pies en casa

Con la llegada de la primavera y las temperaturas más cálidas es inevitable comenzar a pensar en el calzado más abierto que dejan los pies al descubierto. Por eso, una perfecta pedicura tipo spa es una buena opción para realizar con total comodidad sin salir de casa en algún tiempo libre.

Con simples elementos se puede lograr una atmósfera cálida que permita disfrutar de un espacio de relax y de tranquilidad en el que uno se pueda automimar, a la vez que regalarse un momento único para acondicionar los pies y dejarlos relucientes.

  • Antes de comenzar, lo ideal es ambientar la atmósfera a tu gusto: un sillón cómodo, aromas que sean de tu agrado, música, velas.
  • Limpieza de uñas: Para eso tienes que retirar el esmalte de las uñas –en el caso de que lleves- con un disco de algodón y quita esmalte. No conviene ahorrar en discos de algodón para retirar bien el esmalte. Es preferible usar varios para no manchar en exceso uñas ni piel circundante.
  • Corta las uñas rectas. Una buena medida para evitar cortar las uñas demasiado cortas es respetar el largo de la yema. Cuando la uña es mucho más corta que esta, aumenta el riesgo de uñas encarnadas. Las tijeras se usan siempre para trazar cortes rectos, ni oblicuos ni ovalados.
  • Para dar forma y suavizar las puntas de las uñas, conviene limar esquinas y bordes, sin tocar la superficie, solamente sigue la figura de tu borde. Hay que empezar por la parte más rugosa de la lima para dar forma y a continuación usar el lado de grano más fino para suavizar.
  • Prepara un fuentón con agua caliente donde te resulte cómodo sumergir los pies. Para una "experiencia spa", añade unas gotas de aceite esencial, sales de baño al agua, infusiones, o una bomba efervescente aromática. Considera que el aroma será relajante, aunque según las necesidades de tu piel podes elegir algún producto formulado que sume aceites revitalizantes.
  • Aplica sobre todas las cutículas un producto para ablandarlas y deja que actúe al menos un minuto. Después, sumerge los pies brevemente en agua caliente. Con las cutículas ya suavizadas, usa el extremo biselado del empujador para retirarlas suavemente, y con el extremo limpiador se limpia bajo las uñas. Los productos ablandadores de cutículas, al contener activos que disuelven los enlaces de queratina de la epidermis, se pueden aplicar también para suavizar áreas de durezas y pequeñas callosidades.
  • Usar limas para eliminar las células muertas de la piel y evitar callos en sus primeras etapas, manteniendo la piel suave y unos pies bonitos. En casos de durezas notables, se puede potenciar la acción pulidora de las limas sumergiendo los pies en agua caliente de 5 a 10 minutos. Hidratar muy bien la piel con una crema específica para pies tras el uso de la lima antidurezas para potenciar el resultado. TN/ YS (Foto: Pixabay)