Skip to main content
Cómo tratar los problemas de rodilla. Foto: Pixabay

Cómo tratar los problemas de rodilla

Sabemos que las rodillas son articulaciones esenciales del cuerpo que pueden verse dañadas frente a golpes, lesiones, movimientos bruscos y sobrepeso, entre otros factores.

Según el cirujano Tobias Jung, al estar expuestas a fuertes cargas, pueden provocar distintos dolores con el paso del tiempo. Estos se pueden dividir en traumáticos, tras accidentes, y en padecimientos crónicos, siempre dependiendo de la edad del afectado. “También es posible que un dolor crónico se origine a partir de un accidente”, le explicó a DPA el encargado de Cirugía de Trauma y Ortopedia en el Hospital Charité de Berlín, en Alemania.

La razón más frecuente del dolor de rodillas es, sin embargo, el proceso natural de desgaste. Muchas veces, este se resume bajo el concepto de artrosis. Al respecto, el ortopeda Dieter Wirtz indicó que puede tener los más diversos orígenes. Por ejemplo, desgaste en el cartílago, que a su vez lleva a una especie de reacción infecciosa en la articulación. “Se produce más líquido, las articulaciones se calientan, se hinchan y duelen”, explicó el especialista.

También una modificación en el ángulo de las piernas -o sea, el genu valgo (piernas en X) o el genu varo (piernas zambas)- es una razón frecuente para que se desarrollen desgastes. “Un exceso de masa corporal también puede sobrecargar las rodillas, ya que las articulaciones son los sismógrafos del sobrepeso”, advirtió el especialista, señala Todo Noticias.

Otras posibles causas de dolores en las rodillas son enfermedades reumáticas y los procesos infecciosos vinculados a ellas. Y luego, lógicamente, están las lesiones en la práctica de deportes o por accidentes. “En esos casos, suele verse afectado el menisco, pero también son posibles los desgarros del ligamento cruzado o los ligamentos laterales. A la larga, también pueden llevar a una artrosis”, alertó Jung.

Las causas de los dolores

Lo que está claro es que cuando se presentan dolores en las rodillas hay que detectar su origen. “Es importante para ello realizar una historia clínica detallada”, dijo Wirtz. Para él, eso significa revisar exhaustivamente los antecedentes del paciente para poder sacar conclusiones.

En tanto, para Jung las preguntas decisivas son: ¿Proviene el dolor localmente de la articulación? ¿O más bien es síntoma de problemas en la articulación de la cadera, en la pelvis, en la articulación sacroilíaca o en la columna vertebral? En el caso de las niñas, muchas veces las molestias son en esas zonas y se irradian a las rodillas.

¿Terapia conservadora o cirugía?

Cuando se detecta el origen del problema, es necesario encarar el tratamiento. Muchas veces, pero no siempre, este puede ser sin cirugía. “Las lesiones en los tejidos blandos en torno a la rodilla, los desgarros musculares o los problemas de tendones se pueden tratar de manera conservadora, por ejemplo, con fisioterapia”, explicó Wirtz en diálogo con DPA. Entonces, ¿cuándo hay que operar? “Recomendamos una cirugía cuando está claro que con gran probabilidad no lograremos con una terapia conservadora el mismo resultado que con una operación”, precisó Jung.

Prótesis de rodilla y células madre

En el caso de una artrosis, una prótesis de rodilla puede ser una solución, siempre y cuando la fisioterapia, los analgésicos, las infiltraciones y los vendajes no mejoren la situación y el paciente ya no se pueda mover bien. “De esta manera, se alcanza un alto grado de alivio del dolor, movilidad y calidad de vida”, sostuvo Wirtz.

En tanto, una terapia regenerativa, con células propias, podría tenerse en cuenta en el caso de un daño local en el cartílago y una articulación por lo demás sana. Sin embargo, Jung advirtió: “Para ello, primero deben resolverse las causas. Si el daño en el cartílago, por ejemplo, es consecuencia de otra lesión, no sanará si no se resuelve el problema original”. MV (Foto: Pixabay)