Skip to main content
Causas y cómo tratar la degeneración macular. Foto: Pixabay

Conozca las causas y cómo tratar la degeneración macular

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es así denominada porque está vinculada al envejecimiento. Se presenta en promedio por encima de los 55 años.

La causa principal de esta pérdida de visión es el deterioro de la parte central de la retina, la capa interna posterior del ojo que registra y capta las imágenes que percibimos y las envía al nervio óptico.

La mácula es tan importante para la vista (y para la retina) porque permite detectar los detalles y el movimiento. Entre otras cosas, nos hace posible distinguir caras y leer.

“Los cambios en la agudeza visual o en la calidad de la visión son de forma gradual si se trata de una maculopatía seca. Si el cambio se presenta de manera abrupta, hablamos de una maculopatía húmeda, que es la que sucede en la gran mayoría de los casos. Se recomienda una consulta con un oftalmólogo especialista en retina”, explica a Todo Noticias el doctor Gastón Gómez Caride.

Una de las señales de la aparición de DMAE seca es la aparición de pequeños puntos amarillos bajo la retina que se denominan drusas.

En el caso de la maculopatía, fundamentalmente la forma neovascular, representa la primera causa de ceguera en los países desarrollados. Si bien no hay un origen específico, hay factores de riesgo que nos hacen más propensos a presentarla. Son los siguientes:

- Ser mayor de 55 años.

- Tener antecedentes familiares de maculopatía relacionada con la edad.

- Ser caucásico (piel blanca).

- Ser fumador.

- Consumir una dieta alta en grasas saturadas.

- Tener alguna enfermedad cardiovascular.

“El diagnóstico precoz, el seguimiento reglado y los tratamientos controlados son fundamentales para poder mejorar la salud visual de nuestros pacientes”, indica el oftalmólogo y reconoce que el tratamiento evolucionó drásticamente con la administración intravítrea de un grupo de drogas denominadas antiangiogénicos.

Los tratamientos

- La DMAE húmeda se trata con inyecciones regulares de medicamentos en el ojo para controlar los vasos sanguíneos de la retina. Ocasionalmente, la terapia fotodinámica (TFD), una forma de fototerapia que utiliza luz y productos químicos fotosensibilizantes, también se usa para evitar que la visión se deteriore aún más.

- La DMAE seca no se trata con inyecciones, sino a veces con suplementos para retrasar su progresión. Se sugieren ayudas para la visión (por ejemplo, lentes de aumento y aplicaciones informáticas y móviles para aumentar la usabilidad) para reducir los efectos de este trastorno en su vida.

- Aunque la pérdida de visión puede inhibir la calidad de vida de los pacientes y la capacidad de realizar algunas actividades de manera significativa, la pérdida total de la visión no es una complicación común de esta patología. MV (Foto: Pixabay)