Skip to main content
¿Curas rápidas y milagrosas? No se deje engañar. Pixabay

¿Curas rápidas y milagrosas? No se deje engañar

En tiempos de redes sociales, donde la información vuela, es recomendable pensar dos y tres veces antes de esparcir una "noticia" o rumor por el impacto que puedan tener y lo mismo ocurre con las ofertas y soluciones mágicas que encontramos en internet.

Siempre escuchamos la importancia de no escatimar con la salud, pero esto también conlleva a informarnos más sobre presuntos remedios milagrosos que curan enfermedades, calman dolencias o nos hacen tener ese cuerpo perfecto que tanto abunda en las redes.

Personas con problemas de peso, dolores crónicos o con inconvenientes en el desempeño sexual acceden al internet para buscar soluciones "rápidas" en vez de acudir a alguien calificado.

Tristemente, individuos inescrupulosos sacan provecho con productos que ofrecen una solución eficaz y súbita al problema y que en realidad no aportan ningún beneficio.

Ojo con las estafas

Estos remedios pueden salir caros tanto para su bolsillo como para su salud. Por esto, aquí le damos algunos consejos para identificar productos que pueden ser una estafa.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) aconseja a la población como identificar las estafas y no caer en el engaño.

Los productos "cura todo": Cuando la etiqueta de algún recipiente "medicinal" contenga este enunciado debe saber que algo anda mal.

En 2012 los agentes de la FDA solicitaron a las autoridaes retirar unas pastillas "milagrosas" que estaban en el mercado y que prometían curar la demencia senil, la atrofia cerebral, las disfunciones renales, la gangrena, la depresión, la osteoartritis, la disuria, y el cáncer de pulmón, cervical, y de próstata.

"Pierda peso rápido": Es uno de los productos más buscados y ofrecen bajar muchos kilos en pocos días. El peso que ganó durante meses o años no se va a perder en poco tiempo. Mejor haga ejercicio, beba agua, coma sanamente y si es posible consulte con un médico para determinar el programa más adecuado a sus necesidades.

De igual modo, hay que estar alerta cuando leamos la etiqueta "100 % natural". Jamás podemos estar totalmente seguros de qué componentes contienen y qué reacción pueden tener en nuestro cuerpo.

Lamentablemente muchas enfermedades requieren tiempo para abandonar el organismo, algunas veces toca convivir con ellas, desgracidamente otras no tienen cura.

Antes de tomar un tratamiento no probado o poco conocido, hable con un médico o profesional de la salud, especialmente cuando se tomen medicamentos con receta. MV (Foto: Pixabay)