Skip to main content
El consumo de alcohol aumenta el riesgo de sufrir arritmias cardíacas. Foto: Pixabay

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de sufrir arritmias cardíacas

Existen muchas contradicciones alrededor del consumo de alcohol. Si bien algunos especialistas señalan que su ingesta moderada es buena para la salud cardiovascular, otros creen lo contrario y promueven eliminarla por completo del estilo de vida.

Investigadores de la Universidad de California, en Estados Unidos, descubrieron que “un solo vaso puede aumentar inmediata y sustancialmente el riesgo de padecer fibrilación auricular, es decir, arritmias cardíacas”. El estudio científico, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, señaló que la relación entre el aumento de casos de personas con arritmias cardíacas y el consumo de alcohol depende de la frecuencia y cantidad con la que se ingieren esas bebidas.

Para llegar a las conclusiones, los especialistas estudiaron a cien adultos con fibrilación auricular intermitente que bebían en promedio una bebida alcohólica por mes. Los voluntarios llevaron un monitor de electrocardiograma conectado y otro en el tobillo que medía el consumo de alcohol, para detectar cada momento y la duración de las arritmias.

Los especialistas descubrieron que de los 56 participantes que tuvieron fibrilación auricular, era casi dos veces más probable que hubieran consumido alcohol cuatro horas antes que aquellos que sufrieron esos episodios. A su vez, las arritmias se prologaban (hasta seis horas de duración) en quienes habían consumido bebidas alcohólicas.

Todo Noticias habló con el cardiólogo Hernán Provera (M.N. 112.732), quien explicó: “El abuso o consumo excesivo de alcohol provoca efectos negativos sobre la salud del corazón, ya que puede aumentar el riesgo de fibrilación auricular (arritmias más comunes), infarto e insuficiencia cardíaca”.

El especialista advirtió que la Argentina figura segunda en el ranking de países con mayor consumo de alcohol en América Latina. El primero es Chile. “Hay un aumento marcado de ingesta de bebidas alcohólicas en la adolescencia, ya que muchos empiezan a beber a los 13 años. En los últimos años, también se observó que creció el consumo de alcohol en las mujeres. Hay recomendaciones que dicen que es beneficioso para la salud cardiovascular a bajas dosis, es decir, un vaso diario para las mujeres y hasta dos copas para los hombres. Eso tiene que ver con el peso. Sin embargo, no se recomienda más de esas medidas”, precisó.

En la misma línea, Provera advirtió que el alcohol “es una droga que genera adicción”, por eso los médicos no deben recomendar su consumo. “Uno, como médico, nunca sabe para donde eso puede salir disparado en el paciente”, señaló tras aclarar: “Si el paciente revela que consume entre una o dos copas diarias, no hay problema, pero lo que nunca hay que hacer es aconsejar su consumo en aquellos que no beben”.

Efectos del alcohol en las dietas para bajar de peso

El alcohol y la pérdida de peso, por lo general, no van de la mano. La cerveza y el vino son los que tienen menor cantidad de alcohol y su proceso de fabricación aporta otras características beneficiosas como, por ejemplo, antioxidantes, pero el balance beneficio-riesgo se invierte en caso de superar la cantidad recomendada.

“Su consumo debe ser moderado. Al igual que con otros alimentos, el alcohol contiene muchas calorías y no aporta nutrientes. Al realizar un plan alimentario para adelgazar, debemos priorizar otros alimentos con densidad calórica reducida y que nos aporten nutrientes esenciales para nuestro organismo”, planteó Griselda Malvaso (M.P. 937) licenciada en Nutrición y referente del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires.

Para la especialista, lo importante es que su consumo sea “esporádico”, por ejemplo, para una cena o comida festiva o de fin de semana; y que no sea en exceso: “Una medida en mujeres y dos en varones”, sugirió al igual que Provera. MV (Foto: Pixabay)