Skip to main content
El dióxido de cloro no oxigena la sangre ni cura el covid-19, como dice Chinda Brandolino. Foto: Pixabay

El dióxido de cloro no oxigena la sangre ni cura el covid-19, como dice Chinda Brandolino

En un video compartido más de 10.000 veces en redes sociales desde mediados de 2020 la médica argentina Chinda Brandolino asegura que el coronavirus “desplaza” a la hemoglobina de la sangre y que esa situación puede revertirse con dióxido de cloro. Pero sus aseveraciones son falsas. El SARS-CoV-2 no penetra en la hemoglobina y el covid-19 no se cura con dióxido de cloro, una sustancia química sin propiedades curativas y potencialmente tóxica.

“Este virus creado se introduce en el glóbulo rojo y se combina con la hemoglobina formando un compuesto que no permite a la hemoglobina tomar el oxígeno del aire”, asegura Chinda Brandolino en un video que circula en Facebook. “Cuando ustedes dan dióxido de cloro, hiperoxigenan (...) entonces ese virus es desplazado y la hemoglobina se libera y se une al oxígeno, formando hemoglobina sana y salvándole la vida al paciente”, sostiene.

La secuencia, emitida originalmente en mayo de 2020 por el canal digital argentino Toda la Verdad Primero, ganó viralidad en agosto de 2021. Allí la médica aparece junto a Andreas Kalcker, quien ha tenido problemas con la justicia española y argentina por promover el consumo de dióxido de cloro. AFP Factual ya ha verificado varias de las afirmaciones de este supuesto científico alemán.

En el video, Brandolino asegura también que los glóbulos rojos infectados por el SARS-CoV-2 “sueltan” el hierro de la hemoglobina en la sangre, con lo que el paciente muere por hemosiderosis. Y concluye que el hecho de que el SARS-CoV-2 incida en la hemoglobina hace que sea “muy fácil” curar el covid-19 con dióxido de cloro.

¿El SARS-CoV-2 “bloquea” el trabajo de la hemoglobina?

“La respuesta es un rotundo no”, dijo a AFP Factual el médico hematólogo argentino Daniel Sutovsky. “El coronavirus no se asocia a la hemoglobina”, recalcó.

Con él coincidió Alejandro Videla, Jefe de Neumonología del Hospital Austral de Buenos Aires, quien remarcó que las afirmaciones de Brandolino “son un disparate desde el punto de vista fisiopatológico”.

El virus no produce alteraciones en el metabolismo de la hemoglobina. Lo que produce es inflamación pulmonar, de la misma manera que lo hace cualquier otro germen que afecta los pulmones causando una neumonía”, dijo a la AFP. Y agregó que en el curso de dicho estado, “la superficie de intercambio de contacto entre los gases que respiramos y la barrera alveolo capilar se inflama y esa membrana inflamada no es adecuada para permitir el intercambio gaseoso normal. Pero el covid-19 no tiene ninguna relación con la hemoglobina”.

Ambos especialistas descartaron asimismo que el SARS-CoV-2 desencadene hemosiderosis en los pacientes.

“La hemosiderosis es una enfermedad crónica de depósito de hierro que se produce cuando la persona recibe cantidades aumentadas de hierro o tiene alteraciones en el manejo del mismo”, explicó Videla, y aclaró que “no es un componente de la fisiopatología de infección por covid-19”.

“Lo que sí se ha observado, igual que en cualquier caso de inflamación aguda, es el aumento de una molécula llamada ferritina”, puntualizó Sutovsky. “La ferritina es una proteína fabricada en el hígado, y es la forma que tiene el cuerpo de almacenar el hierro que tiene como excedente. La ferritina es también una molécula que, en situaciones de inflamación aumenta”, detalló.

El hematólogo explicó que en pacientes con covid-19 se han observado niveles muy altos de ferritina, lo que puede tener relación con la severidad del cuadro. Sin embargo, “ese aumento no es la causa de muerte. Las personas fallecen por insuficiencia respiratoria, falla multiorgánica, sepsis. No por exceso de ferritina”.

El dióxido de cloro no cura el covid-19

Ante la aparición del SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19, se difundió la idea de que el consumo de dióxido de cloro podría ser un método de prevención y cura de la enfermedad. Pero autoridades sanitarias de varios países han advertido acerca de los riesgos que entraña esa sustancia para la salud.

Ya en 2016, tres años antes de haberse identificado el SARS-CoV-2, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica de Argentina (ANMAT) emitió un comunicado donde recomendaba abstenerse de su consumo.

En 2020 y ante la avalancha de desinformación acerca del dióxido de cloro en redes sociales, la ANMAT emitió un nuevo comunicado, más extenso, remarcando que “no hay evidencia científica sobre su eficacia y la ingesta o inhalación de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos”. En Argentina, el consumo de la sustancia ya ha dejado víctimas fatales.

De acuerdo a la Agencia para Sustancias Tóxicas y Registros de Enfermedades de Estados Unidos (ATSDR), el dióxido de cloro es un gas peligroso de tono amarillo o amarillo-rojizo que se descompone rápidamente en el aire. “Debido a que es un gas peligroso, el dióxido de cloro siempre se manufactura en el lugar donde habrá de usarse”, agrega.

Amalia Laborde, toxicóloga y académica del Departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (Uruguay), dijo en esta verificación que el dióxido de cloro se utiliza en algunos países como desinfectante “en concentraciones extremadamente bajas para limpiar el agua potable”.

Laborde añadió que no cuenta con ningún registro sanitario ni está aceptado “por ningún organismo de la salud. Ningún ministerio ni agencia sanitaria ha mostrado su eficacia” como fármaco.

Nelson Varela, doctor en ciencias biomédicas y académico en Medicina de la Universidad de Chile, coincidió en que no existe ningún estudio que demuestre que esta sustancia tenga efectos beneficiosos para alguna enfermedad humana.

Varela agregó que es “tremendamente irregular” que un fármaco se prepare en casa: “Nadie puede preparar un medicamento en su casa. Para que algo sea medicamento, debe pasar por estudios clínicos”.

AFP Factual ya ha verificado información falsa acerca de los supuestos beneficios del dióxido de cloro. También ha verificado desinformación difundida por Chinda Brandolino acerca del covid-19 y sus vacunas. MV (Foto: Pixabay)