Erotismo, la fórmula mágica para combatir la rutina

El último libro de Natasha Janina Valdez, 'Travesuras eróticas', no es una novela ni un cuento, sino un manual donde enseña cómo poder disfrutar del sexo sin complejos, rompiendo la monotonía o la rutina de cada pareja. Esta conocida y reputada terapeuta de EEUU dirige su propio programa de radio, participa en espacios televisivos como 'The Howard Stern Show', colabora con distintas publicaciones y ha vendido más de 10.000 ejemplares de sus DVD sobre educación sexual. Por fuera, en la portada y en la cinta que envuelve a algunos libros puede leerse: "El libro que la protagonista de 50 sombras de Grey debería haber leído". Esta experta apuesta por introducir el erotismo dentro de la pareja pero con muchas más opciones que las que proponen los libros como Grey.

Opciones que no tienen que ser complicadas. Apuesta por introducir "cosas tan sencillas como ver una película erótica o darse un baño en pareja". Porque asegura que en el sexo siempre hay algo nuevo por descubrir.

Una forma de estimulación

Dar rienda a la fantasía e introducir algunos juegos nuevos, según explica, ayudan a revitalizar la relación y a afianzar la conexión con la persona que quieres. Implantar ingredientes tales como la creatividad, la sensibilidad y el compromiso con la intimidad.

Pero los juegos eróticos no se tratan sólo de moda, sino de "una forma más, como otra cualquiera, de estimular el deseo sexual", asegura Miren Larrazabal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FEES) y autora del reciente libro 'Sexo para torpes' . Los juegos eróticos con un matiz transgresor, mantiene la experta, ayudan a romper con la rutina y con los estereotipos, a estimular el deseo, la creatividad y la imaginación. "Son inductores del deseo", insiste.

Pero a pesar de todo, avisa que esto sólo ha de hacerse si es un pacto consensuado entre la pareja. Si los dos quieren. "No hacerlo porque sí, porque a veces no hace falta, es sólo una opción más, una ayuda".

Hay muchos estudios sobre los beneficios del sexo, tanto a nivel físico como psicológico, pero sobre todo, insiste, es un factor de vida sana, siempre y cuando la sexualidad constituya los cuatro pilares básicos: libre, responsable, segura y placentera. Porque "no debemos olvidarnos que es algo lúdico".

Lo fundamental, explica, es que la pareja sea cómplice y compañera durante sus relaciones y que el sexo sea integral, holístico y no tan genitalizado. Con juegos o sin juegos. Todo debe ser, insiste, consensuado y libre por parte de ambos y los juegos eróticos deben introducirse de forma gradual si nunca se han utilizado. "El sexo es lúdico y, por tanto, requiere imaginación, pero lo más importante es que que las parejas descubran cosas nuevas y exploren más allá, dentro de su sexualidad", concluye.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/03/01/noticias/1362145160.html

YU

Categoria: