Skip to main content
#Fueradelaula: ¿Déficit de atención? Solo debes aprender a canalizarlo

#Fueradelaula: ¿Déficit de atención? Solo debes aprender a canalizarlo

En semanas anteriores hice mención del tema. En esta oportunidad veamos más de cerca sus características y qué hacer si se presenta.

Las olimpíadas y la participación de los atletas venezolanos en ella fueron la causa del abordaje de este tema.

Pensemos un poco en cómo pudo haber sido la infancia de estos maravillosos héroes. Quizá Yulimar Rojas cuando estaba en sus comienzos era una niña inquieta que saltaba y estaba en actividad todo el tiempo. Puede que sus padres hayan visto sus características innatas de atleta y la ayudaran a canalizar sus habilidades.

Es probable que muchos de nuestros hijos sean activos a tal punto que nos parezca que la energía no se les termina

Algunos de las conductas que se mencionan a continuación puede que ustedes las vean en algunos de sus hijos. Sin embargo, es necesario que también nos fijemos en la frecuencia de estas:

  • No presta atención minuciosa a los detalles o comete errores por descuido en los trabajos escolares
  • Le cuesta permanecer concentrado en tareas o juegos
  • A veces parece no escuchar, incluso cuando se le habla directamente
  • Si se le informa más de una instrucción a la vez cuesta que logre terminar alguna
  • Se desorganiza cuando tiene más de una actividad por hacer.
  • Abandona con facilidad las tareas que requieran un esfuerzo de atención
  • Pierde los elementos necesarios para las tareas o las actividades, por ejemplo, juguetes, asignaciones escolares, lápices
  • Es distraído, puede que los ambientes recargados de información no los pueda procesar.
  • Pareciera que se le olvida hacer algunas actividades diarias,
  • Es hiperactivo, cambia de humor con facilidad
  • Pueda que tenga a menudo conflictos con otros niños.
  • Está inquieto o da golpecitos con las manos o los pies, o se retuerce en el asiento
  • Le cuesta permanecer sentado en el aula o en otras situaciones
  • Está en constante movimiento
  • Va de un lado para otro o trepa en situaciones no apropiadas
  • Tiene problemas para jugar o realizar actividades tranquilas
  • Habla demasiado
  • Da respuestas apresuradas o interrumpe a quien le hace preguntas
  • Tiene dificultades para esperar su turno
  • Interrumpe conversaciones, juegos o actividades de otros, o se entromete en ellas

Sin embargo, es necesario estar atentos a la frecuencia de estas conductas, si existen dudas es necesario consultar primero con su pediatra o el médico de cabecera es junto, a los padres, quien puede determinar si es necesario descartar la existencia de un posible diagnóstico de TDAH (Trastorno por Déficit de atención e hiperactividad)

Recuerda que cualquier observación o pregunta puedes hacerla a cantares13@yahoo.es

Informe21/LJ (Foto: Pixabay)