Skip to main content
#fueradelaula: ¿Qué hago con mis hijos, negociar o colocar límites en casa?

#fueradelaula: ¿Qué hago con mis hijos, negociar o colocar límites en casa?

En varias oportunidades me ha tocado presenciar la conducta de algunos niños en casa. Y como si algo de la vida me estuviese dando algún signo que debía escribir sobre el tema, dos amigas con hijos entre 4 y 8 años me comentaron acerca del comportamiento de sus hijos en casa y cómo esa situación les impide a veces las visitas a amigos o los paseos a otros lugares.

Y es que se presenta con frecuencia cuando vamos de visita o encuentros con parejas que no tienen hijos, que los nuestros hagan “literalmente desastres” si estamos en una conversación entre adultos.

A pesar de que ya no ejerzo como educadora, no puedo evitar fijarme y observar la manera en que están criando, aprendiendo y desarrollándose los niños de la actual generación.

Muchos padres dicen: “Mi hijo se porta mal cuando tengo una vista”.

¿Qué puede estar pasando?

Pensemos que, si ellos diariamente tienen nuestra atención, es normal si llega otra persona que el niño de la casa sienta que ya no es el centro, esto hace que interrumpa o en segundos parezca que pasó un torbellino dentro de casa y no supimos por qué sucedió. Nos lo preguntamos, luego el evento pasa y lo dejamos así.

Las pautas de convivencia y las normas.

Con respecto a la primera, muchos de los padres contemporáneos consideran que a los niños hay que darles libertad de elección. En muchas ocasiones, tuve conversaciones con mi hijo menor acerca del tema, pues sus dos hijas elegían hasta lo que se iban a poner al momento de salir o cuando decidían ir de paseo. Lo cual no me parece mal.

Sin embargo, cuando estamos en casa, algunas pautas no son negociables con niños pequeños, simplemente hay que establecerlas para que cada uno de los integrantes de la familia tenga espacios de acción propios y colectivos.

¿Se pueden negociar? Si. Se pueden llegar a acuerdos con ellos, siempre y cuando esos acuerdos no sean elementos que interfieran con la dinámica familiar.

Establecimiento de Normas de Convivencia

Desde que los niños nacen, la familia tiene una nueva dinámica, ésta al principio gira alrededor del recién nacido. Con el pasar de los años los más pequeños también se involucran con las actividades de los padres. Y así desempeñamos varios roles: el de madre, el de mujer, el de amiga. Si es que queremos conservar todas nuestras actividades es necesario establecer normas.  

Si otra familia nos invita a una reunión en su casa, no es adecuado que nuestros hijos irrumpan en los espacios de la casa que son estrictamente familiares. O que decidan tomar, sin ningún tipo de limitación, los objetos que con cuidado mantiene la familia anfitriona.

En una oportunidad, la visita de una manicurista a casa me comentó: “No voy a casa de clientes que tienen hijos que le permiten revisar y usar mis instrumentos de trabajo”.

Para que esto no suceda podemos tomar algunas medidas preventivas:

  1. Compartir e informar lo que haremos: Si tenemos visita explicar quiénes estarán en casa y qué haremos cada uno mientras dura la actividad social.
  2. Que los niños durante ese compartir tengan programado las actividades que harán mientras dure la visita.
  3. Finalmente, debemos recordar que es en casa dónde los niños aprenden las diferentes maneras de comportamiento de acuerdo con la situación social presentada.

Cualquier duda comentario con respecto al tema puedes escribir a cantares13@yahoo.es

Informe21/LJ Foto: Pixabay