Olvidar comprometería capacidad de retener nuevos recuerdos

Intentar olvidar compromete la capacidad de retener nuevos recuerdos

El ser humano tiene la capacidad de reprimir recuerdos que le aportan un alto nivel de estrés o de trauma. A pesar de no estar presentes en nuestra consciencia, esos recuerdos están ocultos y según reporta la psicología, nos siguen afectando. Sin embargo, parecería que hacen mucho más que afectarnos psicológicamente.

Un estudio publicado en la revista Nature Communications reportó que al excluir ciertos eventos de tu memoria podrías estar olvidándote de detalles actuales más rápido de lo normal.

La ciencia de la memoria

En el estudio, un grupo de participantes memorizaron un par de palabras y debían suprimir o memorizar una de las palabras del par. Entre medio de eso, los investigadores les mostraron una serie de fotografías de objetos en un paisaje determinado sin ninguna relación con las palabras. Luego, los participantes debieron hacer un test de memoria para registrar qué tanto recordaban las fotografías a partir del paisaje.

Las tareas de suprimir y de memorizar dieron resultados opuestos. Se reportó un 42 % de probabilidades de no recordar claramente el objeto cuando debieron suprimir la palabra del par, en comparación a cuando debieron memorizar la palabra del par.

La consecuencia de reprimir eventos

En el mismo estudio, los investigadores utilizaron la técnica de imagen por resonancia magnética (IRM) para estudiar la funcionalidad cerebral de los participantes durante la actividad de suprimir o memorizar. Con esto descubrieron que la supresión disminuye la actividad del hipocampo, que es el área del cerebro responsable de formar recuerdos y recordar.

El científico que encabezó esta investigación, Justin Hulbert, explica que esta área del cerebro no puede activarse y desactivarse enseguida. En realidad, el hipocampo requiere de cierto tiempo para volver a su nivel de actividad adecuado para registrar memorias. Por lo tanto, es posible que mientras esto sucede, los eventos que suceden en el presente no son recordados con facilidad y esto puede comprometer el registro de nuevas experiencias.

Estos resultados parecen explicar por qué muchas personas tienen problemas para recordar o aprender luego de una experiencia traumática. Y también apoyan la teoría de que guardar y «suprimir» recuerdos no parece ser la mejor opción tanto de un punta de vista psicológico como biológico.

Fuente: Batanga

SG

Categoria: